La epidemia de Coronavirus Covid19 está afectando de una manera especial a la Comunidad de Madrid en cuanto al número de casos y de fallecimientos.

Esta situación es debida, en parte, a que la Sanidad Pública madrileña ha sido sistemáticamente jibarizada por el gobierno regional del PP: tiene el segundo presupuesto sanitario per capita mas bajo del país, se han cerrado 1950 camas hospitalarias entre 2010 y 2018, la Atención Primaria sufre un deterioro y marginación significativas (es la Comunidad autónoma con mayor número de TSI por profesional de enfermería y pediatría y la segunda por medicina de familia), tal y como denuncian desde la Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública de Madrid (ADSP de Madrid ) en un comunicado.

La asociación denuncia que de esta terrible situación se han derivado importantes listas de espera en cirugía, en consultas externas (primera consulta) y pruebas diagnosticas, con mas de 650.000 personas en las mismas (un 10% de la población) y con unas demoras que también se producen en Atención Primaria.

Estos recortes en la Sanidad Pública contrastan con el incremento notable la privatización sanitaria, lo que detrae unos fondos ya de por si escasos a los centros públicos, porque la privatización ha supuesto importantes sobrecostes y no ha mejorado las prestaciones sanitarias, que en los casos más complejos y menos “rentables” acaban siendo derivados a los centros de gestión pública.

La capacidad de la Sanidad Pública regional se ha visto notablemente disminuida, especialmente en momento de crisis como el actual, y la atención al coronavirus se hace en detrimento de la asistencia a otras personas que en muchos casos también presentan patologías relevantes.

La ADSP de Madrid cree que, para dar un giro a la situación, «hay que cambiar la política sanitaria, reforzar la Sanidad Pública y hacer un esfuerzo presupuestario para garantizar a la misma cuando menos el promedio per capita de financiación de las CCAA, es decir 1.600 millones más de €».

Una alarma que no se corresponde con la realidad

La asociación denuncia también que la infección por el Covid19 está generando una alarma social muy importante que realmente no se corresponde ni con el número de personas infectadas ni con la letalidad de la enfermedad, pero que hay que tener en cuenta por la presión que supone para el sistema sanitario público madrileño.