Malasia retirará su adhesión al Estatuto de Roma, el tratado que regula la Corte Penal Internacional (CPI), según anunció hoy el primer ministro, Mahathir Mohamad, un mes después de firmar su acceso.

El dirigente atribuyó a la «confusión» sobre las implicaciones legales la decisión de no ratificar esta convención, cuya aprobación inicial fue recibida con recelo por algunos sultanes del país.

«No es porque estemos en contra, sino por la confusión política sobre lo que comporta creada por gente con intereses personales», dijo Mahathir en rueda de prensa, recogida por el diario The Star.