Proceso orquestado, calculado e intencional para difundir ideas falsas, antagónicas y artificiales y sembrar divisiones, para así sacar provecho del caos resultante. Ese sería el significado de la expresión «ceremonia de la confusión».

Analicemos lo que está haciendo el Gobierno con los pensionistas actuales y futuros, de la mano de su ministro de Seguridad Social, y veremos que parece seguir fielmente el proceso indicado anteriormente.

Efectivamente, estamos asistiendo, desde hace meses, a la propagación incesante de bulos, globos sonda y medias verdades, que parecen alentadas y promovidas desde el ministerio de Seguridad Social.

El ministro Escrivá preconiza que se debe dar certidumbre al sistema público de Pensiones. Sin embargo, en sus intervenciones, siempre transmite, parece que de forma calculada e intencionada, elementos que generan gran incertidumbre en el colectivo de pensionistas. Por ejemplo, ha difundido por si mismo o por terceros, dudas respecto a los años a considerar para el cálculo de la pensión (de 25 a 35). Asegura que eliminará el factor de sostenibilidad pero, utilizando un vergonzoso eufemismo, anuncia que se aplicará el que denomina «factor intergeneracional». Expone diferentes versiones sobre la fórmula de cálculo de la revalorización de las pensiones, se especula sobre la «mochila austriaca», sobre los planes de pensiones de empresa. Y así podríamos seguir en muchos más aspectos trascendentales en el futuro de las pensiones. En todos ellos causando incertidumbre y desasosiego, ante la ambigüedad calculada de sus mensajes.

Rescate de plan de pensiones por coronavirus - Afiris

Ante el caos creado por el ministro, se multiplican las consultas de personas próximas a la jubilación en asesorías y consultorías, con tal de intentar planificar mínimamente el futuro.
Adicionalnente, se están anunciando enorme cantidad de prejubilaciones en grandes Corporaciones industriales y financieras.

Todo esto es fruto de la incertidumbre generada por el ministro.
Mención aparte merece el desprecio total y absoluto que muestra el ministro hacia la jubilación anticipada. En ningún caso considera los años cotizados. Está claro que, de acuerdo con el principio de contributividad que recomienda el Pacto de Toledo, la pensión debería venir determinada por los años cotizados y no por la edad de jubilación.
El ministro NUNCA dice cuál es el número de años cotizados que debe ser suficiente para recibir la pensión integra. En esto también, lamentablemente, nos diferenciamos de los países de nuestro entorno. ¿Por qué no lo dice, ministro?
¿Tanto le cuesta? Dígalo de una vez!

Como recordatorio, a día de hoy una persona se puede jubilar a los 65 años, con pensión integra, habiendo cotizado 37 años y 3 meses, que pasarán a 38 años y 6 meses en 2027. Pues bien, a una persona jubilada de forma anticipada con 63 años y teniendo por ejemplo 46 años cotizados, el ministro afirma que penalizarla, para toda su vida, con un 16% de reducción en su pensión es «suficiente» (sic). De vergüenza ajena!
Cabría preguntar al ministro por las jubilaciones anticipadas, con tratamiento diferenciado y preferencial, de las clases pasivas del estado, de Diputados, de Senadores, Pensiones vitalicias, etc.
¿Por qué el ministro nunca habla de ese trato claramente discriminatorio?
¿Tiene algo que ocultar?

En un país con los peores índices de paro de la Comunidad en la población juvenil y en la población mayor de 50 años, el ministro lo que pretende es castigar a la jubilación anticipada aunque tengan largas carreras de cotización. Es de juzgado de guardia!
La propia ministra de Trabajo le tiene que rectificar.

Desde la asociación ASJUBI40 se reivindica la eliminación de los coeficientes reductores que se aplican a las personas jubiladas de forma anticipada (actuales y futuras) con 40 o más años cotizados.
En su canal de Youtube se puede ver un vídeo de la aprobación de un Proyecto no de Ley en el Congreso de Diputados, con la intervención del diputado Jorge Salvador, en defensa de dicha reivindicación. Es muy recomendable su visión.
A día de hoy, aparte de Congreso de Diputados y Senado, hay 14 CC.AA. y numerosas Diputaciones y Ayuntamientos que han aprobado la misma reivindicación propuesta desde ASJUBI40.

José Luis Escrivá, un ministro para salvar las pensiones

¿Qué ha hecho el Gobierno con ese mandato democrático masivo? La respuesta es sencillamente despreciarlo e ignorarlo.
Lamentable, una vez más.
¿Cómo se puede tolerar una burla y desprecio de tamaña magnitud?

Para finalizar, recordar al ministro que el Pacto de Toledo (y aprobado en Pleno por el Congreso de Diputados) le exigió la presentación de un informe sobre las inequidades de los coeficientes reductores aplicados en las jubilaciones anticipadas con largas carreras de cotización. El plazo expiró el pasado 18 de febrero. ¿Qué dice el informe? No lo sabemos, ya que el ministro, en su línea de desprecio a las instituciones democráticas, no ha presentado informe alguno.

También es cierto que no me consta ninguna reclamación formal del citado informe por parte de miembros del Pacto de Toledo. Honestamente, no sé a qué esperan para hacerlo. Incomprensible desidia y dejadez de sus responsabilidades, ¿no?
Espero que, en algún momento, se dignen en reclamar lo que antes habían exigido.
El silencio es cómplice de la violencia. Señores y señoras del Pacto de Toledo, no lo olviden. No se conviertan en cómplices manteniendo su silencio.

La forma de proceder del ministro con el colectivo pensionista (actual y futuro), y del Gobierno al permitírselo, se me antoja lo más parecido a maltrato psicológico, ya que, aprovechando su posición dominante, atenta contra el estado emocional de dicho colectivo.

Luis Ortiga. Economista

Necesitamos tu ayuda para seguir ofreciendo Contrainformación. No queremos depender de bancos, publicidad o grandes empresas. Si te gusta lo que hacemos, invítanos a desayunar una vez al mes para que podemos seguir ofreciéndote nuestro trabajo
¿Prefieres hacer un ingreso directo? Aquí puedes hacerlo: Triodos Bank: IBAN - ES0714910001283000114479    

DEJA UNA RESPUESTA