El mando de los Mossos d’Esquadra Ferran López ha asegurado que fueron «absolutamente leales» al coordinador del dispositivo para impedir el 1-O, el coronel Diego Pérez de los Cobos, pese a que discrepaban con su perfil y que hubo un «problema» de «química personal» con el mayor Josep Lluis Trapero.

En su testifical en el juicio a la cúpula del «procés» en el Tribunal Supremo, el comisario López, que asumió el mando de los Mossos durante la etapa del 155, ha reconocido que se produjo un «desacuerdo» respecto a la irrupción de De los Cobos como coordinador, por orden de la Fiscalía, debido a su perfil «híbrido» entre político y operativo.

López ha indicado que en las dos primeras reuniones con la presencia de De los Cobos y el mayor Trapero -pendiente de ir a juicio por rebelión en la Audiencia Nacional-, la relación entre ambos «no fue exactamente amable».

Se produjo entre ellos un problema «de piel, de contacto, de química personal», ante lo que, para que la situación no fuera a más, el propio Trapero y sus acompañantes decidieron que lo mejor era que los Mossos cambiaran a su interlocutor en las reuniones de coordinación dirigidas por De los Cobos, a las que a partir de entonces acudió Ferran López.

Según el comisario, que figura como imputado en un juzgado de Cornellà (Barcelona) por la supuesta pasividad de los Mossos el 1-O, pese a este «desacuerdo» con el perfil «híbrido» de De los Cobos, la policía autonómica actuó con «absoluta lealtad» hacia el coordinador del dispositivo para impedir el referéndum. «Nadie puede decir lo contrario», ha insistido.

En este sentido, López ha subrayado que De los Cobos tuvo «todo el reconocimiento» por parte de los Mossos d’Esquadra en su papel como coordinador del dispositivo -una figura que veían necesaria-, y que siempre obtuvo una «respuesta inmediata» a sus peticiones.

De hecho, ha recordado que cuando el exconseller de Interior Joaquim Forn aseguró públicamente que los Mossos no acataban el nombramiento de De los Cobos, la cúpula de la policía catalana hizo llegar un comunicado interno a todos los agentes del cuerpo para desmentirlo, ya que una cosa era que discreparan con el perfil de la persona elegida, ya que creían que tenía que ser un operativo, y otra que no lo acataran.

El comisario de los Mossos ha destacado que sus reuniones de coordinación con De los Cobos fueron «cordiales» y que incluso ofreció que hubiese un centro de mando único el 1-O, que agrupara a la secretaría de Estado de Seguridad, a la Guardia Civil, a la Policía Nacional en la sala de coordinación de los Mossos d’Esquadra, para seguir el dispositivo en directo.

«Estoy convencido de que habría sido la mejor solución. Alguna de las suspicacias se hubiesen ahorrado si hubiésemos estado todos juntos en una sala intentando coordinar el dispositivo», ha resaltado, López, que ha lamentado que De los Cobos articulara finalmente un sistema de células de seguimiento por separado.

Según el entonces número dos de Trapero, se acordó que en primer lugar irían un binomio de Mossos a los 2.300 puntos de votación y que, si no podía cerrar el local, se activarían a agentes de orden público de la policía catalana y, si necesitaban refuerzos, se requeriría el apoyo de los antidisturbios de la Policía Nacional y la Guardia Civil.

La función de los binomios, ha precisado, no era ni enfrentarse a los manifestantes ni sumarse al apoyo de las unidades de orden público.

Según López, no se puede decir que hubo un «dispositivo de Mossos», porque lo que se articuló fue un «dispositivo conjunto, pactado y acordado», que se «fracturó» cuando la Policía Nacional y la Guardia Civil empezaron a intervenir por su cuenta y se entró en una «situación nueva y desconocida».

Ante esta situación, entre las 8.00 y las 8.15, llamó a De los Cobos para preguntare qué estaba ocurriendo, ya que no era lo acordado, pese a que ha reconocido que no era una situación «anómala» porque el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) había facultado a los tres cuerpos a intervenir por su cuenta.

«‘Oye Diego, no es como habíamos quedado'», ha dicho López que le comentó a De los Cobos, ante lo que este le respondió, según su versión, que no sabía lo que estaba ocurriendo y que más adelante le informaría. «No tuve más comunicación» sobre este tema, ha puntualizado.

López ha indicado que a las diez de la mañana, cuando acudió a la Delegación del Gobierno en Cataluña para asistir a la reunión de coordinación que se había convocado, De los Cobos le dijo que se había olvidado de este encuentro y, pese a ello, estuvieron unos quince minutos comentando cómo se estaban sucediendo los acontecimientos.

«Me comentó que estaban intentando desactivar el censo universal y que a partir de esa hora las reuniones (de coordinación) quedaban desconvocadas y nos remitimos a correos. Le pregunté por la quiebra del dispositivo, pero no me dio información», ha sostenido.