El día sábado 12 de junio el sindicato LAB realizó una movilización en Irún (Gipuzkoa) con el lema MUGAK APURTU, ZUBIAK ERAIKI, para denunciar las políticas migratorias en las fronteras. El movimiento feminista hizo lo mismo el 17 de octubre de 2020 y el pasado 6 de marzo. Hace tres semanas, Harrera Sarea, que viene apoyando a las personas migrantes, denunciando su persecución y exigiendo su acogida digna en la muga de Irun, hizo lo propio.

Al hilo de lo ocurrido queremos denunciar el blackface como práctica racista usada durante la manifestación realizada por el Sindicato LAB. Algunos manifestantes usaron unas máscaras y guantes negros, para simular el color de la piel de las personas negras como si fuera un disfraz. Os pedimos: Dejad de usar nuestra piel. ¿Acaso no sabéis que usar un tono de piel que no es el tuyo es racista?. Os pedimos que reviséis vuestra práctica porque es ofensiva para la comunidad racializada, principalmente para la comunidad negra y afrodescendiente.

Las mugas no se destruyen y tampoco se construyen puentes per sé, es necesario reconocer el trabajo que vienen realizando las organizaciones antirracistas de personas migradas y demás colectivos de Euskal Herria que vienen poniendo el cuerpo frente al racismo social e institucional.

Las mugas son un problema para las personas migradas, pero éste no se acaba cuando las personas migrantes llegamos a cruzar la frontera, ya que hay una constante de inseguridad, vulnerabilidad y precariedad de la vida, debido a la situación irregular a la que condena la ley de extranjería tanto en el Estado español como francés y en el camino existe el riesgo de encontrarse en la diana y ser: perseguides, arrestades y deportades al territorio de origen. No queremos discursos buenistas de salvadores/as blancos/as, queremos datos y compromisos concretas.

Vosotrxs, como sindicato, ¿qué datos concretos nos podéis ofrecer?, ¿cómo rendís cuentas ante la sociedad y ante vuestros afiliados y afiliadas que estáis trabajando por una sociedad vasca sin racismo?; ¿cuántas personas y recursos económicos destináis a la lucha antirracista? ¿Dónde estabais todo este tiempo, cuando las no blancas estábamos denunciando las agresiones racistas policiales y estructurales en Euskal Herria? ¿qué estáis haciendo para combatir el racismo institucional?. 

Como colectivo migrado y racializado pedimos que si queréis apostar por una sociedad antirracista trabajeís por políticas públicas que garanticen la no discriminación por motivos de origen o raza en los procesos selectivos de empleo; que luchéis por la obtención del permiso de trabajo cuando se está en situación administrativa irregular; que empleís en vuestro sindicato a personal migrado y racializado para disminuir la brecha de empleabilidad respecto a lxs trabajadorxs blancxs; que faciliteis la sindicalización de colectivos más precarizados donde trabajan mayoritariamente personas migradas racializadas. 

Nos encontramos en el arduo camino para construir una sociedad sin racismo. Urge seguir creando “otras” formas de pensar, sentir, hacer activismo, construir sindicalismo y “estar en el mundo” en lo personal, en la comunidad, en lo político y en lo social. Todo ello, requiere repensar constantemente nuestras prácticas políticas que podrían estar reforzando, incluso sin ser conscientes, las estructura de poder racista y colonial. 

Finalmente, La Red de mujeres* migradas y racializadas participó en la elaboración del dossier de los contenidos de la V acción de la Mundu Martxa, creemos que es imprescindible su lectura; Por eso os invitamos a leerlo y que profundicéis sobre prácticas que fortalecen el sistema racista. Aquí os dejamos el enlace para que lo descarguéis. 

DEJA UNA RESPUESTA