El candidato a la alcaldía de Barcelona apoyado por Ciudadanos, Manuel Valls, ha defendido este lunes que «sin élites» no existirían la democracia ni Barcelona, ante «las críticas» a ese respecto de la alcaldesa de la ciudad, Ada Colau.

Valls ha hecho esta afirmación en el acto «Pregunta al candidato», organizado por Societat Civil Catalana (SCC) en el centro cívico de Fort Pienc de Barcelona.

El alcaldable ha considerado que, «en estos últimos días», han aparecido dos «grandes problemas»: el «cinismo de Pablo Iglesias atacando al poder económico y a los medios de comunicación», y «el proyecto del nacionalpopulismo de destruir el centro-derecha».

Frente a «las críticas de Colau a las élites», Valls ha defendido que «sin élites no hay democracia, sin élites no hay Barcelona, no hay Liceu, no hay Barça y no hay Juegos Olímpicos».

Para el candidato, las elecciones al Ayuntamiento de Barcelona «son más importantes que las generales de abril» y ha advertido de que, «si gana Colau, Barcelona no aguantará las consecuencias a nivel económico», pues «cuatro años más de populismo serían un desastre».

Al ser preguntado sobre la negativa de Cs a pactar con el PSOE, el ex primer ministro francés ha reiterado que para «afrontar los grandes retos de España», los partidos «constitucionalistas tendrán que pactar», y ha expresado que «no se puede dejar el futuro en manos de los separatistas y los populistas de extrema derecha o extrema izquierda».

Valls ha sostenido que los próximos comicios municipales presentan dos debates en Barcelona; uno que implica a los «valores y las políticas públicas», que considera que se han perdido, y otro en el que se decidirá «si se quiere o no un Barcelona catalana, española y europea» ante el «peligro» que suponen Ada Colau y el candidato de ERC al Ayuntamiento de la ciudad condal, Ernest Maragall.