Manuela Carmena ha recibido en su casa de Madrid a Xosé Hermida, reportero de El País, y le ha concedido una entrevista. En ella habla del nuevo gobierno, de derechos humanos, pero sobre todo, de Madrid Central.

Sobre el acelerado desmantelamiento de su legado, Carmena indica que «Un Gobierno no puede anular todo lo que ha hecho el anterior, dar un volantazo sin base y caprichoso«, que es lo que ha sucedido con el nuevo gobierno. «Madrid Central en sí mismo no es una novedad. Es una evolución consecuente de políticas llevadas a cabo por dos o tres alcaldes anteriores para conseguir un aire limpio. La política de una ciudad hay que diseñarla a 15 o 20 años, y los sucesivos gobiernos tienen que ser respetuosos con esas líneas generales de actuación. Nosotros lo fuimos y eso incluso nos costó reproches de sectores de una izquierda exigente«, indica.

Manuela Carmena, el pasado viernes en su casa de Madrid. FOTO: ULY MARTIN / VÍDEO: VIRGINIA MARTÍNEZ, JAIME CASAL

A la ex-alcaldesa le ha dolido especialmente el cierre de la Oficina de Derechos Humanos que había puesto en marcha su ejecutivo. «¿Cómo es posible esa vergüenza de que alguien pueda tener un procedimiento penal por dar agua a un inmigrante sediento en el desierto americano o por salvar personas en el Mediterráneo?«, se pregunta Carmena, que lo razona indicando que «en este momento que se ponen en cuestión los derechos humanos, que el Ayuntamiento de Madrid tenga una actitud simbólica de decir ‘no queremos los derechos humanos’ es fuertísimo«.

Al ser preguntada por si la clase política era peor de lo que se imaginaba, no duda: «Sí, sobre todo las relaciones con la oposición«. La ex-alcaldesa se queja de que estas relaciones «no tienen sentido, porque no están basadas en la profundidad del debate sobre lo que nos puede diferenciar, que es muy importante hablar de ello, sino exclusivamente en la frivolidad y el espectáculo«. «Todo eso es artificial, porque los propios compañeros que te descalifican en público te dicen en el tú a tú que lo has hecho muy bien y eres una persona estupenda. Eso me lo han dicho hasta personas que están ahora en Vox«, indica Carmena.

Sobre Madrid Central ha señalado, además, que el nuevo gobierno «no puede poner en peligro el compromiso de Madrid y de España con un aire limpio. Esto demuestra que se está haciendo una gestión desastrosa y, sobre todo, caprichosa«.

«Se está haciendo una labor muy superficial e irresponsable en la política. Se hace una política partidaria, sin pensar en el bien común. Los partidos parece que trabajan solo para sus militantes. La urbanidad política te obliga a ser considerado con quien te ha sustituido y de verdad que no me gusta criticar al actual alcalde. Pero hay que gobernar para los ciudadanos, no lanzar eslóganes para tu militancia«, señala Carmena.

Deja un comentario