El PSOE, primera fuerza en casi todas las provincias, ha sido el partido más beneficiado por el sistema electoral en estas elecciones: con el 29% de los votos, alcanzó el 35% de los escaños. Frente a los socialistas, Vox y Unidas Podemos fueron las candidaturas más perjudicadas: los primeros consiguieron el 7% de los diputados frente al 10% de las papeletas y los segundos el 10% de los escaños con el 12% de los votos.

¿Por qué se produce esta distorsión? Por un lado, porque la regla de reparto de escaños actualmente en vigor (d’Hondt) premia a los partidos más votados de la circunscripción y, por el otro, por la existencia de provincias poco pobladas que reparten pocos escaños.

Esto supone que, en algunas regiones, muchos votantes pueden votar por partidos que no obtienen ningún escaño en la provincia ya que no hay diputados para todas las candidaturas que presentan. En estas generales del 28A, 2,6 millones de votos se quedaron sin representación en el Congreso. En la provincia de Soria, cuatro de cada diez votos se quedaron sin representante.

La provincia, que solo reparte dos escaños, funciona como un sistema prácticamente mayoritario en el que solo los dos primeros partidos pueden obtener un diputado por la circunscripción. El siguiente mapa muestra cuáles fueron las provincias que más votos perdieron en las generales de este domingo.

Pero no todos los partidos tienen el mismo número de votos perdidos. En provincias con menos de 5 escaños, en la práctica, es muy difícil que los partidos que quedan en cuarto o quinto lugar consigan un escaño. Por eso, Vox y Unidas Podemos son los partidos con más votos que no se tradujeron en diputados en las elecciones del 28A.

La geografía de los votos perdidos no es, sin embargo, igual para todos los partidos. Vox fue el partido más votado que se quedó sin escaño en hasta 18 provincias. La mayoría de ellas, del centro peninsular. Unidas Podemos fue, por su parte, la fuerza con más papeletas sin representación en 10 circunscripciones.

En Huesca, por ejemplo, la formación morada consiguió el 13,7% de los votos y no se llevó ningún escaño. Igual que los de Santiago Abascal en Guadalajara, que no consiguieron representación aunque sumaron el 16,5% de los votos.

Pero ¿qué pasaría si se repartieran los 350 escaños en una sola circunscripción? En el caso de las generales del 28A, el PSOE perdería 18 escaños y el PP 5. Vox y Unidas Podemos serían los más beneficiados con este sistema electoral y obtendrían 9 y 13 escaños más, respectivamente, de los que han obtenido en cada una de las provincias.

Son los datos de una simlación realizada por eldiario.es utilizando un sistema de circunscripción única sin barreras electorales y aplicando los métodos de asignación de escaños d’Hondt y Sainte-Laguë con las candidaturas que se presentaron en las elecciones generales del 28A. Precisamente, este sistema beneficiaria a los cuartos y quintos partidos que tienen más dificultades de entrar en la pelea de escaños en las provincias pequeñas.

Fuente

Deja un comentario