El diario británico The Guardian ha publicado este lunes un artículo titulado: «¿Puede España solucionar su peor crisis ecológica haciendo de una laguna una persona jurídica?», firmado por Ricardo Pérez Solero, en el que señalan el Mar Menor como el «peor desastre ecológico» de España.

The Guardian describe el paraje de Los Urrutias como un lugar que «parece idílico con flamencos, cormoranes y garzas» pero señala que el viento y el olor a podrido desvelan una situación de «grave desequilibrio ecológico», tal y como lo ha calificado el gobierno de Murcia y de «ecocidio», según los ecologistas.

Tal y como explica el diario británico, en 2016 una «eutrofización extrema» causada principalmente por vertidos de nitratos de la agricultura, tiñó de verde las aguas y mató el 85% de las algas marinas y a miles de peces. Esto hizo que la laguna apestara, el precio de la vivienda se desplomara, afectando al turismo y la economía.

Una ambiciosa propuesta: reconocer el Mar Menor como «persona jurídica»

Pero la profesora de Filosofía del Derecho en la Universidad de Murcia, Teresa Vicente Giménez, es una de la personas que está detrás de una ambiciosa propuesta: otorgar derechos legales al Mar Menor reconociéndolo como una «persona» jurídica y ha explicado que como en el sistema legal español no hay hueco para proteger los derechos de un ecosistema, han creado un nuevo modelo de justicia.

«La ambiciosa propuesta reconoce el derecho de la laguna a “existir como un ecosistema” y ser protegida y preservada por el gobierno y los residentes. De aprobarse la propuesta, la laguna estaría representada por tres grupos: tutores legales, un comité de seguimiento de “protectores” y un consejo científico asesor. Además, cualquier ciudadano o persona jurídica podría entablar una demanda en nombre del Mar Menor», señala The Guardian.

El diario resalta que en Murcia ya han presentado una iniciativa legislativa popular y están recogiendo firmas para llegar al medio millón que permita llevarla al parlamento.

Teresa Vicente Giménez escribió un artículo en el diario local La Opinión de Murcia, en donde explicó que la forma más factible de ceder derechos a la laguna era mediante una “iniciativa legislativa popular”, que permite a los ciudadanos proponer una ley.

Ahora para activistas y Vicente Giménez viene lo más difícil, reunir medio millón de firmas a fin de que la iniciativa se vote en el parlamento en donde fue presentada en julio.

El dueño de un restaurante de la localidad de Los Alcázares espera que les puedan ayudar con el Mar Menor, y puedan recuperarlo todo, no solo la laguna. Y aunque este año el agua de Los Alcázares está más clara sigue habiendo problemas subyacentes. Un equipo de buceo salió para probar si el agua era segura para los residentes y, según sus resultados, el ayuntamiento ha prohibido la natación en algunas áreas.

Según Gómez, “de esto somos todos responsables, toda la sociedad, la agricultura intensiva, la explotación para el turismo y todo el que arroja basura a la laguna” y considera que necesitan más acciones y menos palabras.

Dificultades

A pesar de que el Ayuntamiento de Los Alcázares ha apoyado la iniciativa popular, según un informe de su propio perito legal, otorgar a la laguna una gobernanza independiente podría ser inconstitucional o superponerse con la legislación ambiental anterior diseñada para protegerla.

Suscríbete al boletín gratuito de Contrainformación y únete a los otros 1.331 suscriptores.

close

Suscríbete al boletín gratuito de Contrainformación y únete a los otros 1.331 suscriptores.

DEJA UNA RESPUESTA