domingo, noviembre 28, 2021
Una marcha exige la exhumación del militar franquista Queipo de Llano de...

Una marcha exige la exhumación del militar franquista Queipo de Llano de la Basílica de la Macarena

Esta es la primera manifestación de las organizaciones memorialistas que tiene lugar tras aprobarse el pasado martes en el Consejo de Ministros el nuevo proyecto de Ley de Memoria Democrática

Tras la aprobación en el Consejo de Ministros el pasado martes del nuevo proyecto de Ley de Memoria Democrática, este jueves un centenar de personas salieron a la calle en Sevilla para exigir la exhumación y retirada de los restos de Gonzalo Queipo de Llano que reposan en la popular basílica de la Macarena al grito de: «¡Fuera el genocida de la Macarena!».

La Ley de Memoria Democrática a la que el Consejo de Ministros dio luz verde actualiza la Ley de Memoria Histórica de 2007 para adaptarla a las sugerencias de los organismos internacionales en materia de derechos humanos. Tal y como señaló Félix Bolaños, ministro de la Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática: «Es la primera ley en la que se condena y repudia expresamente el golpe de Estado del 36 y la dictadura posterior, que han supuesto el periodo más negro de nuestra historia contemporánea».

Un cortejo fúnebre partió del cementerio de San Fernando con un féretro cubierto por la bandera republicana seguido de personas que han traído fotos de desaparecidos y asesinados por los golpistas de 1936, entre ellas las de Federico García Lorca y Blas Infante.

El cortejo convocado por el movimiento memorialista, representado por la Coordinadora Andaluza de Organizaciones Republicanas – Andalucía Republicana, ha continuado hasta el Parlamento autonómico, donde ha hecho una parada para leer un manifiesto para denunciar la paralización de la aplicación de la Ley de Memoria Histórica y Democrática de Andalucía desde la llegada al Gobierno de la Junta de una coalición formada por PP y Ciudadanos con el apoyo de Vox.

Una marcha exige la exhumación del militar franquista Queipo de Llano de la Basílica de la Macarena. (Imagen S.F.R.)
Una marcha exige la exhumación del militar franquista Queipo de Llano de la Basílica de la Macarena. (Imagen S.F.R.)
Hay muchos motivos para esta concentración: habilitar espacios públicos para la transmisión de la memoria, dignificar a los represaliados por la dictadura, otorgar sepultura digna a todas las personas cuyas familias siguen saber dónde están y  recordar a personajes «con gran proyección social, intelectual y política» que defendieron la Segunda República, como Blas Infante o Federico García Lorca.
Máximo de Santos ha viajado hasta Sevilla como miembro de la plataforma Málaga Republicana, integrada en la coordinadora y ha explicado que «la permanencia de los restos de Queipo de Llano como un elemento de exaltación que, aunque sea un lugar privado, tiene una proyección pública, y además de que la ley así lo establece, se trata de una razón por la dignidad del pueblo andaluz». «Tiene que haber algo más un texto legal, lo que queremos es la aplicación práctica de la exigencia democrática», reclama.
José Manuel García, portavoz de la Coordinadora convocante ha señalado que la marcha tiene como objetivo fundamental exigir que «el genocida Queipo de Llano» salga de la Macarena y denunciar la falta de voluntad del Gobierno andaluz para hacer cumplir la Ley de Memoria Histórica aprobada en 2017, más progresista, a su juicio, que el proyecto que acaba de aprobar el Consejo de Ministros para toda España.
«Queipo fue uno de los mayores criminales de guerra al servicio del golpe», asegura el historiador Francisco Espinosa Maestre. «Queipo es, sin lugar a dudas, el gran responsable de la matanza que se llevó a cabo en Sevilla y en el territorio bajo su mando. Calificarlo de criminal de guerra es una aseveración histórica del máximo rigor, no un adjetivo», indica el investigador José María García Márquez.
Las cifras que lo evidencian son las 12.854 asesinados como «casos documentados de víctimas», a los que hay que sumar 268 ejecutados de otras provincias y 862 muertos en prisión, la mayoría de ellos en las semanas siguientes al golpe militar.
Fuentes: Público, elDiario.es

DEJA UNA RESPUESTA