Marcos de Quinto, el polémico diputado de Ciudadanos, exvicepresidente mundial de Coca-Cola y el diputado con más patrimonio del Congreso, con 48,3 millones de euros, ingresó el pasado año más de 5,6 millones de euros, pero únicamente pagó 12.125 euros en impuestos en España por no ser residente fiscal, según informa Europa Press.

De Quinto tributó por rentas inmobiliarias por viviendas en propiedad a su disposición y no arrendadas (4.125,19 euros) y por dividendos de acciones de entidades españolas, a los que se le aplicó una retención como no residente al 19%, y por los que pagó 8.008,47 euros.

En la declaración de bienes que presentó tras obtener escaño en las elecciones del 28 de abril el número dos de Ciudadanos por Madrid aseguraba haber pagado en 2017 un total de 2.900.226,34 euros «en los países de origen de la renta», una información contradictoria con esta declaración sacada a la luz.

De Quinto indica que durante 2018 no fue residente fiscal en España: «Las rentas que he generado lo han sido fuera de nuestro país y han satisfecho sus impuestos allá donde se generaron. Concretamente, hasta agosto de 2018 trabajé para The Coca-Cola Company (USA), recibiendo allí mis retribuciones», señala.

Sus ingresos el pasado año procedieron fundamentalmente de su retribución en Coca-Cola, que entre enero y agosto supuso 5,14 millones de euros. En dividendos percibió también 353.549,18 euros, un total de 36.685 euros por asesoramiento, 20.400 euros por conferencias impartidas, 39.626,36 euros por alquilar un apartamento en Nueva York, 20.426,42 euros por intereses, y 3.600 euros por colaborar en programas de radio.