El diputado de Ciudadanos Marcos de Quinto, exvicepresidente mundial de Coca-Cola, pide mandar a prisión cuatro años a tres trabajadores de Coca-Cola de Fuenlabrada por una protesta laboral el día de la boda del multimillonario político.

El diputado acusa a los empleados de un delito de injurias, otro de coacciones y un delito contra los sentimientos religiosos y les pide, además de esos años de cárcel, 4200 euros de multa para cada uno de ellos. Además, De Quinto reclama del pago conjunto de una indemnización por daños y perjuicios, «incluidos daños morales», de 6.000 euros.

Esta movilización de trabajadores ocurrió en 2017 frente a la catedral de Cuenca, donde se casaba el entonces vicepresidente de Coca-Cola. Unos 80 trabajadores se congregaron frente a la catedral y corearon consignas como «Fuenlabrada productiva», «Marcos de Quinto, terrorista» y «Que viva la lucha de la clase obrera».

La protesta era debida al conflicto laboral por el ERE de Coca-Cola en la planta madrileña de Fuenlabrada mientras De Quinto era Vicepresidente de la multinacional. El Supremo anuló el despido colectivo en 2015, pero el enfrentamiento entre la plantilla y la multinacional no se resolvió hasta finales de 2018. Cinco años de conflicto que dejaron multitud movilizaciones de los trabajadores.

Desde Coca-Cola en lucha denuncian esta vergonzosa situación y lanzan un mensaje a Ciudadanos: «¿Estas son las sacrosantas libertades que dicen defender los liberales de @CiudadanosCs

Todo nuestro apoyo a estos trabajadores y a su derecho a manifestarse por la defensa de sus derechos.