El diputado provincial Alberto Lema se muestra perplejo ante el hecho de que se hayan construido edificios de uso público «sobre acuíferos y suelos contaminados» afectando de este modo al derecho de la población de gozar de un entorno saludable.

El diputado provincial de Marea Atlántica Alberto Lema comprobando la contaminación provocada por la mina de Touro / Anova

Para comprobar de primera mano la situación, el portavoz nacional de Anova Antón Sánchez y el diputado provincial de Marea Atlántica Alberto Lema han visitado la zona efectuando un recorrido en el que han podido verificar la magnitud de la afección medioambiental provocada por la antigua explotación, rechazando plenamente su reapertura e urgiendo a la restauración de la extensa zona fluvial afectada.

Reunión de los dos responsables políticos con un grupo de activistas medioambientales de la zona / Anova

Desde Anova se recuerda que el estado de los lechos de los ríos y arroyos de toda la comarca es «especialmente grave», por lo que la intención de retomar el proyecto por parte de Atalaya Mining y Explotaciones Gallegas a partir de su instrumental conjunta Cobre San Rafael «es del todo inadmisible».

La mina de Touro fue explotada a cielo abierto por la empresa Riotinto Patiño desde 1970 para la obtención de cobre y otros minerales a partir de concentrado ocupando una extensión superior a las 600 hectáreas y finalizando labores en 1988 sin ningún tipo de restauración, dejando expuestas grandes escombreras cuya meteorización provocó la solubilización y liberación de metales al entorno como cobre, hierro, níquel, cromo, plomo y zinc, provocando la que actualmente se ha convertido en el mayor desastre ambiental existente a nivel gallego.

Esta situación, en la que los drenajes ácidos contaminaron con metales pesados y otras sustancias tóxicas una área de gran extensión y todos los cursos fluviales de la zona «sólo pudo ser posible con el absoluto desprecio y complicidad del Gobierno local y la Xunta de Galicia» -denuncia Anova-, provocando una contaminación, según constatan diversos estudios científicos, que afecta a la cuenca del Ulla y alcanza finalmente la ría de Arousa afectando a la actividad pesquera y marisquera de la que dependen miles de familias.

«Touro es un ejemplo perfecto de malas prácticas tanto en la gestión de los residuos de la antigua explotación como de planificación urbana. Es inexplicable comprobar como se han construido edificios públicos sobre acuíferos y suelos contaminados poniendo en riesgo la salud de las personas usuarias de los mismos. Es necesario actuar cuanto antes para regenerar el área» -ha valorado el diputado provincial de la Marea Atlántica Alberto Lema».

«Nos oponemos al proyecto de reapertura de la mina de Touro por simbolizar un modelo de desarrollo que no queremos para este país, que además el tiempo ha demostrado que es el causante de muchos de sus males. Un modelo basado en vender nuestros recursos naturales a multinacionales extranjeras que generan actividades de poco valor, poco empleo de calidad pero que sin embargo sí dejan numerosos impactos y un legado ambiental inasumible» -ha declarado por su parte el portavoz nacional de Anova Antón Sánchez-

Para Anova, frente a este modelo que consideran como «depredador de recursos» se levanta otro «bien distinto», que es el que defienden miles de personas en la comarca afectada y por toda Galicia con su trabajo diario en los sectores agrícola, ganadero, pesquero y marisquero, actividades que son «sostenibles en el tiempo, respetuosas con el entorno y que sí generan valor añadido para las comunidades«.

Antón Sánchez apuesta por un modelo «que trabaje en base a sus propias riquezas endógenas», permitiendo que «estas pervivan para las generaciones futuras» algo que a su juicio «es del todo incompatible con la megaminería contaminante que defiende el Partido Popular como supuesta fuente de creación de riqueza», algo que al final «se demuestra como incompatible con la protección del territorio debido a las prácticas negligentes toleradas por el Gobierno Feijóo» -concluye el responsable político-.

DEJA UNA RESPUESTA