Los diputados Francisco Casal y Antón Sánchez han pedido una regulación eficiente en la instalación de parques eólicos / En Marea

En una convocatoria de prensa celebrada esta semana en el Parlamento de Galicia, el viceportavoz de la formación Antón Sánchez y y el responsable del área de Industria de En Marea, Francisco Casal reclamaron a la xunta una reforma completa del sistema que tenga en cuenta la repercusión real de este tipo de proyectos a nivel socioambiental.

LA PRIMERA MUESTRA DE LA APLICACIÓN DE LA POLÉMICA LEY 5/2017

El viceportavoz de En Marea y también Coordinador Xeral de Anova Antón Sanchez, aseguró que “esta es la primera muestra de la aplicación de la Ley de Depredación de Galicia en el sector eólico en la que los trámites se reducen a la mitad perjudicando de manera grave la participación de la ciudadanía“.

Para Sánchez, “el enorme potencial eólico de Galicia tendría que haber sido orientado a producir un desarrollo con retorno social”, justo al contrario del planteamiento efectuado por el Ejecutivo de Alberto Núñez Feijóo, en el que se ha concedido libertad de acción “para unas pocas empresas de fuera de Galicia y sin tener en cuenta las consecuencias a nivel paisajístico, patrimonial y medio ambiental”.

Sánchez aclaró, además, que aunque los parques eólicos “no se pueden instalar en todos los sitios”, el único limitante establecido por el PP ha sido el de las horas de viento pues “las Directrices de Paisaje que ya tendrían que estar plenamente vigentes y que sí podrían poner trabas a proyectos no convenientes a nivel social y medioambiental están paralizadas desde el año 2016.

ABSOLUTO FRACASO DE LA XUNTA EN EL SECTOR EÓLICO

El responsable del área de Industria de En Marea, Francisco Casal, salientó por su parte “el absoluto fracaso” de la actual Administración gallega en el sector eólico, al dejar en manos de las pujas del Ministerio de Industria y de las empresas la elección de los lugares donde instalar los nuevos parques eólicos, haciendo que los megavatios lleguen a Galicia de manera desordenada y bajo decisiones que únicamente van a favor del beneficio empresarial.

Para Casal, la Xunta debería de haber reaccionado de manera inmediata para desarrollar unas reglas que permitan que este tipo de instalaciones tengan una repercusión real en la economía gallega y cuente además con la participación de todos los agentes implicados en el proceso, algo que no está ocurriendo en la realidad presente.

Las reglas a seguir, para Francisco Casal, “deberían de tener en cuenta elementos fundamentales como el respeto a los valores paisajísticos y patrimoniales y garantizar el retorno y dar prioridad a aquellos que potencian la participación de los colectivos y cooperativas locales” dado que, en la situación actual, “la mayoría de los parques no aportarán un sólo euro a los ayuntamientos donde se instalen más allá de los derivados de la construcción e instalación de los mismos”, mientras que las empresas podrán disparar sus beneficios cuando los proyectos entren en funcionamiento.

EL ACTUAL PLAN EÓLICO DE LA XUNTA ES UNA “ESTAFA GENERALIZADA”

Por todo ello, desde En Marea reclaman la revisión del plan sectorial eólico una vez sean aprobadas las Directrices del Paisaje, pues “se está pasando por encima de la voluntad de los vecinos y vecinas” como en el caso de proyectos eólicos como los de Mouriños en Cabana y Pena Forcada-Catasol II de Laxe y utilizando la figura de utilidad pública a favor de las grandes empresas, lo que se resume, para Antón Sánchez, en una “estafa generalizada” en la que “nos roban recursos, territorio y provocan impactos” mientras las grandes eléctricas engrosan sus cuentas de resultados.

Deja un comentario