0Shares

Han tenido que pasar ocho años desde que estalló el caso Gürtel para que el presidente del PP y del Gobierno, Mariano Rajoy, comparezca como testigo en el juicio por la mayor trama de corrupción entorno a su partido. Adolfo Suárez y Felipe González ya tuvieron que declarar como testigos en un juicio, pero ya no eran presidentes. Es la primera vez que un presidente del Gobierno declara mientras ocupa el Palacio de La Moncloa.

El presidente quería declarar por videoconferencia, alegando motivos de despliegue de servicios públicos, de seguridad y de agenda. El tribunal le contestó que desplazarse 18 kilómetros no parecía una gran perdida de tiempo y que pocos lugares son tan seguros como la Audiencia Nacional. Finalmente declarará en San Fernando de Henares. La Audiencia Nacional dispone allí una sede con dos salas donde se celebran los juicios con un número mayor de lo habitual de acusados. Su ubicación es un polígono industrial en la frontera con Torrejón de Ardoz.

La declaración está rodeada de ciertos privilegios, incomprensibles en una supuesta “justicia igual para todos”:

  • Pudo elegir la fecha de la declaración
  • Rajoy no tendrá que elevar la mirada al contestar a la acusación
  • No se realizará la fotografía con los acusados a su espalda.
  • José Ramón Navarro, presidente de la Audiencia Nacional, saldrá a recibirlo a la puerta del tribunal.
  • La ubicación del presidente Gobierno será a la misma altura tribunal de Gürtel y que los abogados de la acusación.

Rajoy declarará como testigo única y exclusivamente porque Adade insistió el pasado marzo, por tercera vez, que compareciera por el caso de corrupción que afecta de lleno a su partido y no comprendían que el su presidente no tuviese nada que decir al respecto delante de un tribunal. La Fiscalía y la Abogacía del Estado, representante de la Administración, se posicionaron en contra. Una mayoría del tribunal acordó la comparecencia de Rajoy, a diferencia de en las dos ocasiones anteriores. El presidente del tribunal, Ángel Hurtado, se opuso. Sus dos compañeros, José Ricardo de Prada y Enrique de Diego, votaron a favor.

El presidente de la Audiencia Nacional prevé salir a recibir a Rajoy.

Como testigo, tiene obligación de decir la verdad. Si hay indicios de que no lo ha hecho y cualquiera de las partes puede pedir al tribunal que deduzca testimonio, primer paso para que se le investigue por haber mentido. Como testigo, Rajoy no puede estar acompañado de un abogado.

“No lo sé” o  “no recuerdo”, se espera que sean las palabras más repetidas por el presidente.

0Shares

Deja un comentario