La eurodiputada de IU exige a la alta Representante Federica Mogherini que respete los acuerdos de la UE con la Corte Penal Internacional, que ha emitido dos órdenes de arresto contra él, y que explique cómo casa esto con la política migratoria de la UE. Las fuerzas de seguridad del país africano están recibiendo apoyo logístico, económico y de adiestramiento por parte de Bruselas para controlar los flujos migratorios a través del Fondo Fiduciario para África.

La eurodiputada de Izquierda Unida Marina Albiol ha acusado a la Unión Europea de estar “blanqueando” al presidente de Sudán, Omar al Bashir, al aceptar su participación en la próxima cumbre UE-Liga Árabe, que se celebrará en Egipto los días 24 y 25 de febrero. Al Bashir está acusado por la Corte Penal Internacional de crímenes de guerra, de lesa humanidad y genocidio en Darfur en 2002, y sobre él pesan dos órdenes de arresto. Sudán, por otra parte, es uno de los países clave en la política de externalización de fronteras de la Unión Europea y sus fuerzas de seguridad están recibiendo formación y apoyo económico y logístico de Bruselas para controlar los flujos migratorios.

“Tenemos ante nosotras una nueva muestra de cómo la Unión Europea retuerce su supuesta defensa de los derechos humanos. Nos preguntamos cómo la Alta Representante, Federica Mogherini, puede justificar la presencia en la cumbre de Egipto la próxima semana de un dictador que debe responder ante la Corte Penal Internacional por el genocidio en Darfur, así como la colaboración activa de la UE en el adiestramiento de sus cuerpos de seguridad para frenar a las personas migrantes”, ha señalado.

Sudán ha recibido 173,5 millones de euros a través del Fondo Fiduciario para África desde 2015. Uno de los principales objetivos de este fondo es cortar de raíz el paso a las personas migrantes y refugiadas, de ahí que buena parte de ese dinero esté siendo destinado a armar y entrenar a las fuerzas de seguridad sudanesas y reforzar las fronteras. En una pregunta parlamentaria, Albiol pide a Mogherini que explique si es compatible el apoyo de Bruselas a Al Bashir y su Ejército con los compromisos de la Unión Europea en materia de promoción de los derechos humanos en su política exterior y con reunirse con él en Sharm el Sheij.

Los cargos de la Corte Penal Internacional se sustentan en el asesinato de 300.000 personas en Darfur a manos del Ejército en 2002, en un conflicto que provocó, además, dos millones de personas desplazadas. El tribunal se está encontrando con duras trabas para llevar a Al Bashir ante la Justicia y, “sin duda”, la “legitimación que, de una manera u otra, hace la Unión Europea de con sus políticas migratorias, no va a ayudar a sentarle en el banquillo, sino a blanquearle”.

“Llevamos años denunciando que las políticas migratorias de la Unión Europea son criminales”. Lo son “porque abocan a cientos de miles de personas a morir en el mar”. Lo son “porque Bruselas y los Estados miembros, para evitar que la opinión pública vea cómo se ahogan en el Mediterráneo, ha decidido ampliar sus fronteras” a terceros países, “pagando a dictadores, armando ejércitos o financiando cárceles, para que las violaciones de derechos humanos derivadas de estas decisiones políticas se produzcan cada vez más lejos y no lo veamos”.

Deja un comentario