El responsable federal de Políticas Económicas de Izquierda Unida, Carlos Sánchez Mato, y la portavoz de esta misma formación en el Parlamento Europeo, Marina Albiol, coinciden en tachar de “broma macabra” la candidatura del ministro de Economía, Industria y Competitividad del Gobierno de Mariano Rajoy, Luis de Guindos, a la vicepresidencia del Banco Central Europeo (BCE). En su opinión, el responsable económico del Ejecutivo del PP “tiene un currículum a sus espaldas marcado por ser uno de los máximos responsables de la gestión del rescate bancario, de las nefastas políticas de austeridad y de recortes, así como por su pasado como director de la oficina de Lehman Brothers en el Estado español, cuyo colapso dio el pistoletazo de salida a una crisis que la mayoría social sigue sufriendo a día de hoy”.

“Esta propuesta -insiste Sánchez Mato- no puede calificarse más que de broma macabra. Rajoy busca situar en un puesto internacional tan importante a quien ya demostró desde su cargo al frente de la filial española de Lehman Brothers su incapacidad para atisbar si quiera la magnitud colesde la quiebra de ese gigante bancario”.

Recuerda que “también fue consejero de Banco Mare Nostrum, entidad financiera salvada con dinero público en el posterior rescate bancario que, según sus propias palabras ‘no nos iba a costar ni un euro’, pero que ha supuesto un verdadero expolio para las arcas públicas. Y todo ello, sin que el ya flamante candidato a la vicepresidencia del BCE haya asumido la más mínima responsabilidad política por lo ocurrido”.

Para el responsable económico de Izquierda Unida, este historial “no es la mejor carta de presentación para desempeñar un cargo de tanta importancia”. Advierte de que, por el contrario, “estamos una vez más ante el ágil funcionamiento de las ‘puertas giratorias’. Un nuevo ejemplo de cómo los que han estado al timón de las entidades bancarias pasan temporalmente a supervisarlas, primero desde el Gobierno y, ahora, se busca que sea desde el BCE, con vistas a seguir proporcionándoles aún más ventajas legales y económicas”.

“Dentro de un tiempo -añade Sánchez Mato- volverán a esas mismas entidades y se cobrarán el favor con creces”.

En su opinión, “al final quién acaba pagando todo esto es el pueblo, con los recortes de derechos, de libertades, de servicios y de políticas públicas. Personas como Luis de Guindos, que no creen en lo público, utilizan estas prácticas para favorecer a las élites económicas y financieras privadas, que son ante las únicas que responden”.
Por su parte, Marina Albiol valora que de prosperar el nombramiento de De Guindos el BCE “va a seguir siendo un ariete para las políticas antisociales y austericidas, una herramienta inútil para acabar con la precariedad y el desempleo”.

Carlos Sánchez Mato advierte de que este posible nombramiento mantiene al supervisor europeo como “una herramienta inútil para hacer frente a la precariedad y al desempleo”

La portavoz de IU en Bruselas suma a la hoja de servicios de De Guindos el mérito de “representar al partido más corrupto de toda la Unión Europea”. En su opinión, “nadie que pertenezca a una formación política que se pasa el día desfilando por los juzgados por financiación ilegal, entre otros posibles delitos, debería poder optar a un cargo tan importante en el organismo que se encarga de controlar las finanzas europeas”.

En la línea de Sánchez Mato, Albiol resalta que “los cerca de 60.000 millones de euros perdidos en el rescate bancario son irrecuperables” y esto “se traduce en paro, pobreza, desigualdades sociales y precariedad para las clases populares, a pesar del maquillaje que intenta poner el Ejecutivo de Rajoy”.

“De Guindos -sentencia Albiol- representa a esa élite política que desde sus cargos ha machacado a los pueblos del sur de Europa, que ha destruido el futuro de cientos de miles de familias, de trabajadores, de jóvenes, a costa de mantener los privilegios y las ganancias de sus únicos representados: quienes integran los consejos de administración de la élite económica”.

Deja un comentario