El Institut Germans Maristas reconoce los abusos sexuales que sufrieron 25 de sus exalumnos por parte de profesores y maestros durante su escolarización en colegios catalanes de la hermandad e indemnizará a cada víctima entre 4.000 y 50.000 euros, alcanzando la cifra total de 400.000 euros.

Aunque algunas de las víctimas se muestran satisfechas con el gesto, otras consideran que  no basta para reparar el daño causado ni para acabar con la sospecha de que la institución únicamente persigue limpiar su reputación.

 El Periódico de Catalunya destapó a principios de año 51 denuncias policiales por abusos contra 18 docentes de la congregación, de los cuales 12 eran hermanos religiosos, 5 profesores seglares y 1 monitor de comedor de colegios de Barcelona, Badalona, Mataró y Lleida. Además, la investigación señaló un número similar de presuntos afectados que no presentaron denuncia.

A los exalumnos, además de ser indemnizados económicamente, la organización religiosa también les ha hecho llegar una carta en la que les pide perdón y se muestra avergonzada. A pesar de reconocer que esto no calmará «el dolor por lo vivido» lamentan la situación «humildemente sin atenuantes» e invitan a los afectados a encontrarse presencialmente si lo desean.

Joaquín Benítez declaró haber actuado con impunidad porque se sintió «amparado» por los Maristas 

A estos 25 afectados por la pederastia de docentes maristas debe sumarse las cuatro víctimas por las que fue condenado el profesor Joaquín Benítez, que sigue en libertad a la espera de que su sentencia sea firme y que fue sentenciado a cumplir 21 años y 9 meses de cárcel en 2019 por abusar sexualmente de alumnos del colegio de Sants-Les Corts durante 30 años.

Según el fallo redactado por la Audiencia de Barcelona contra Benítez, los abusos más graves cometidos por este profesor (delitos reiterados con penetración) deben ser indemnizados con 60.000 euros y los más leves (tocamientos), con 10.000 euros.

Los Maristas de Catalunya indemnizan con 400.0000 euros a 25 víctimas de abusos sexuales en sus colegios
Los Maristas de Catalunya indemnizan con 400.0000 euros a 25 víctimas de abusos sexuales en sus colegios

El acusado, para mantenerse en libertad, alegó que está cuidando de su hermano, quien necesita de sus atenciones, y además pretende que se reduzca su condena a 8 años en lugar de los 21 a los que fue sentenciado. En el juicio declaró que actuó con impunidad porque se sintió «amparado» por los Maristas, institución a cargo del colegio.

Manuel Barbero, figura clave en el caso de los abusos sexuales de Joaquin Benítez

La figura clave de este logro es Manuel Barbero, fundador de la entidad ‘Mans Petites’ y padre de uno de los alumnos que destapó el caso de los abusos continuados que había sufrido su hijo por parte del profesor de gimnasia, Joaquin Benítez.

La comisión de reparación, que se constituyó en febrero y que estaba formada por dos psicólogas expertas en violencia sexual, una escogida por la fundación y otra por los propios Maristas y un abogado, han estudiado el caso de 25 víctimas, eran 31 pero 6 se negaron a participar, y les ha dado credibilidad.

A pesar de que la ley no obligaba a pagar a los ex alumnos que sufrieron los delitos al estar ya prescritos, es la primera vez en España que una organización religiosa repara públicamente a víctimas de pederastia sin que la justicia obligue a ello.