La próxima semana quedará restringida la circulación de personas en 37 zonas del territorio, 26 de ellas dentro de los distritos de Carabanchel, Usera, Villaverde, Vallecas y Ciudad Lineal, en la capital, y otras 11 ubicadas en los municipios de Fuenlabrada, Humanes, Moraleja de Enmedio, Parla, Getafe, San Sebastián de los Reyes y Alcobendas.

Este plan de confinamientos selectivos aprobado por el Gobierno de la Comunidad de Madrid conllevará el mayor despliegue de fuerzas de seguridad desde que finalizó el estado de alarma. Agentes de la Policía Nacional, de la Guardia Civil y de los cuerpos locales velarán por el cumplimiento de las limitaciones de la movilidad impuestas por el ejecutivo de Ayuso.

Ante la situación, sobre la que algunos consideran que se está convirtiendo las zonas obreras de Madrid en un «Estado Policial», el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha garantizado este viernes a la Comunidad de Madrid el apoyo de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado es para «proteger la salud y la seguridad de los ciudadanos».

Vecina de La Moraleja: «Aquí vivimos todos en chalet, no estamos mezclados con los de Alcobendas»

El titular de Interior ha trasladado este mensaje tras anunciar la Comunidad de Madrid medidas para restringir la movilidad en 37 zonas básicas de salud (que afectan a seis distritos de la capital y siete localidades de la región) con el objetivo de contener la expansión del Covid-19.

En declaraciones a la prensa desde Mauritania, Grande-Marlaska ha incidido en que todas las Comunidades Autónomas, entre ellas la Comunidad de Madrid, «contarán como vienen contando desde el inicio de la pandemia con el apoyo del Gobierno de España».