Una nueva investigación periodística internacional acusa de mentir al ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska, sobre la tragedia del 24 de junio en la que fallecieron decenas de migrantes.

Según esa investigación, la avalancha de personas en la valla de Melilla cayó sobre territorio español y en esa montaña humana hubo muertos que las autoridades marroquíes arrastraron después a su país.

Este miércoles en su comparecencia ante el Pleno del Congreso, Marlaska, ha vuelto a asegurar que no se registraron muertos en territorio español, sino que todas las muertes de migrantes se produjeron en territorio marroquí, y que se prestó auxilio sanitario a los heridos e incluso ha exigido una rectificación a quienes reclaman su dimisión guiados por «falsedades e indignidades».

Marlaska continúa echando balones fuera en relación a la 'masacre de Melilla'
Marlaska continúa echando balones fuera en relación a la ‘masacre de Melilla’

Además, ha insistido en la «proporcionalidad» de la actuación de la Guardia Civil, una actuación de la que asume toda la responsabilidad. «Yo di la orden de proteger nuestra frontera y la volvería a dar», ha señalado.

Así se ha expresado el ministro del Interior al día siguiente de que la organización de derechos humanos y periodismo de investigación Lighthouse Reports reconstruyese la «masacre de Melilla» combinando pruebas visuales, testimonios de testigos e informes sobre el terreno para «evitar un encubrimiento» de lo sucedido «por parte de España y Marruecos».

«Nuestros reporteros pudieron ver horas de imágenes inéditas de lo sucedido, que revelaron cómo se produjo un aplastamiento mortal en parte en territorio español», han señalado. Y añaden que un oficial de alto rango de la Guardia Civil les dijo que las muertes «probablemente» se produjeron en España.

La investigación de Lighthouse Reports y el informe del Defensor del Pueblo, Ángel Gabilondo, no coinciden con la versión de Marlaska.

En una entrevista con RNE, Jaume Asens (UP) ha señalado que lo que hasta ahora eran «dudas razonables», tras la investigación de Lighthouse Reports, son «evidencias que nadie niega, ni tan siquiera el PP».

Los principales grupos del bloque de investidura, socios del Gobierno de coalición, han acusado a Marlaska de mentir y de ocultar información sobre los hechos y han criticado que aún siga en su cargo.

María Carvalho (ERC) considera que el ministro del Interior sigue en su cargo sólo porque los muertos de este caso son «negros y pobres».

Por su parte, Jon Iñarritu (EH Bildu), no entiende que Marlaska «se siga enrocando» en su posición cuando «hay pruebas suficientes» que evidencian que los hechos se produjeron en territorio español, que no se actuó de forma proporcionada y que no prestó auxilio sanitario a heridos.

DEJA UNA RESPUESTA