El vicesecretario de Organización del PP, Javier Maroto, ha defendido este lunes al líder del PP, Pablo Casado, tras asegurar que Pedro Sánchez «prefiere manos manchadas de sangre», una frase que, a su entender, «describe» al presidente del Gobierno porque «prefiere a socios» como Arnaldo Otegi y Quim Torra, «tóxicos para el interés del Estado».

«Explicar esa posición es fundamental en la campaña», ha subrayado Maroto en una entrevista en TVE, recogida por Europa Press, en la que ha recalcado que «nunca» había sucedido es que el líder de Bildu presumiera de ser «determinante» y de «mandar en la política española» tras las llamadas del PSOE para que la izquierda abertzale apoyase sus decretos.

A su entender, este tipo de hechos es «para decir que efectivamente se prefiere pactar con aquellas personas que defendieron el terrorismo durante muchos años» y Otegi es «claramente uno de ellos». Según ha añadido, son «personas que han tenido las manos ensangrentadas» o que «llevan el lazo amarillo como única reflexión personal».

En este sentido, ha recriminado a Sánchez que prefiera esos acuerdos en vez de a los constitucionalistas como ocurría en el pasado. Así, ha recordado que PP y PSOE estuvieron «juntos para echar a Ibarretxe» y su partido le «puso una silla» a Patxi López para que fuera lehendakari en el País Vasco.

SÁNCHEZ «PONE POR ENCIMA SU SILLA»

«Todo eso Sánchez lo desprecia. Por eso es una frase que lo describe. Sánchez prefiere a socios que dicen, ‘yo soy determinante para ti'», ha denunciado, para añadir que él «desprecia» a Otegi «con profundidad» porque «no ha condenado nunca» ni ha pedido «perdón» por la acción de ETA. Según ha dicho, este tipo de actitudes le producen «náusea».

Casado ha afirmado que Sánchez es «un presidente que pone por encima de cualquier idea su propio interés» y su «propia silla», con unas posiciones que, según ha dicho, no comparten todos los socialistas y por eso «hay mucha gente del PSOE que sale disparada».

El responsable ha afirmado que Casado ha demostrado que llega «el nuevo PP», «no solo por las formas» sino por «la contundencia en las acciones». «Estamos cansados de que se rían de nosotros. Sánchez es el que mas oxígeno ha dado al independentismo en estos ocho meses», ha exclamado.

Tras asegura que el 28 de abril hay dos opciones para presidir el Gobierno de España, o Sánchez o Casado, se ha mostrado convencido de que el actual presidente del Gobierno «volverá a hacer lo mismo» en su política de pactos mientras que el líder del PP «hará exactamente lo contrario» porque «gente como Torra, Otegi o Iglesias» en lo «económico y la unidad territorial son tóxicos para los intereses del Estado».

Por todo ello, ha reiterado que la «alternativa» es apoyar al PP en las generales y no «dividir» el voto porque esa fragmentación del espacio de centro-derecha «es lo que garantiza que Sánchez se queda en la Moncloa». «El que más habla de Vox es Sánchez porque cuanto más Vox, más oportunidad hay de que no sumemos y así se queda Sánchez», ha enfatizado.

¿DEVOLUCIÓN DE COMPETENCIAS?

Al ser preguntado por la posible devolución de competencias al Estado por parte de las comunidades autónomas, Maroto ha subrayado que esa propuesta «no afecta en absoluto» a gobiernos como el de Alberto Núñez Feijóo en Galicia.

En este sentido, ha señalado que afecta a aquellas comunidades «cuyos gobiernos sean desleales en el ejercicio de sus competencias». «Y hoy la única comunidad donde eso se da es Cataluña. Es la realidad, no afecta al País Vasco, ni a Galicia ni a Murcia. Afecta a aquellas comunidades que ejercen con deslealtad el ejercicio de sus competencias», ha manifestado.

Maroto ha indicado que si el Gobierno catalán «sigue haciendo lo que hace, no solo no querrá devolver» competencias sino que «seguirá provocando la ruptura y hablando de la república independiente de Cataluña».

El responsable de Organización del PP ha explicado que el Gobierno de España sí que puede «recuperar la gestión de algunas competencias», entre las que ha citado la de «TV3, de la educación, de los Mossos y de la justicia para empezar». «Es recuperar por parte del Estado la gestión de esas competencias en Cataluña, sin duda», ha concluido.