El rey Mohamed VI de Marruecos indultó hoy a sesenta presos condenados por las protestas del Rif que se desarrollaron entre 2016 y 2017, pero no a los líderes del movimiento conocido como «Hirak».

Con ocasión de la fiesta del fin de ramadán, el rey concedió hoy una serie de indultos a presos comunes y políticos, entre los que incluyó a sesenta detenidos rifeños y 47 por protestas similares registradas en la región de Yerada (extremo este del país), también por la marginación social en la zona.

Pero el ministerio de Justicia precisó que los beneficiarios serán aquellos presos «que no hayan cometido delitos ni actos graves durante esos sucesos», lo que excluye a los líderes del Hirak, condenados casi todos ellos a penas de 20 años de cárcel por delitos relacionados con la seguridad del Estado.

Precisamente la plana mayor del Hirak vio confirmadas todas sus penas el pasado 6 de abril por el Tribunal de Apelación de Casablanca, lo que supuso un jarro de agua fría para los que apostaban por una medida de clemencia ante las duras condenas en primera instancia.

De hecho, el líder principal, Naser Zazfazi, se cosió los labios en protesta por el veredicto, y mantuvo esa protesta durante un par de días.

Al poco de pronunciarse la sentencia en apelación, la Administración Penitenciaria ordenó el acercamiento de todos los presos de Casablanca (donde estaban los líderes de primera y segunda fila) a cárceles más cercanas a su región del Rif.

Por otra parte, en el conjunto de indultos otorgados hoy, el rey incluyó a once detenidos por delitos terroristas que se han acogido al programa «Musalaha» (reconciliación), un programa de desradicalización llevado a cabo en las cárceles del país.

Vídeo Recomendado:

Deja un comentario