En la noche de este sábado, al menos 174 personas han muerto, entre ellas 17 niños, y alrededor de 300 han resultado heridas en la región javanesa de Malang, Indonesia, tras un partido de fútbol entre Arema FC y Persebaya Surabaya.

Las fuerzas de seguridad respondieron con gases lacrimógenos a una invasión del campo por los hinchas después de que el equipo Arema fuese derrotado 2-3 por el Persebaya Surabaya, lo que provocó una enorme estampida humana en el estadio.

Esta estampida provocó la mayor parte de las muertes. Muchos aficionados murieron asfixiados mientras intentaban abandonar el estadio, tal y como explicó el jefe de policía de Java Oriental, Nico Afinta.

Más de 170 muertos y 300 heridos durante un partido de fútbol en Indonesia
Más de 170 muertos y 300 heridos durante un partido de fútbol en Indonesia

El director ejecutivo de Amnistía Internacional Indonesia, Usman Hamid, manifestó en una nota que «el gas lacrimógeno solo debe usarse para dispersar multitudes cuando se ha producido una violencia generalizada y cuando otros métodos hayan fallado. Se debe advertir a la gente que se usará gas lacrimógeno y permitir que se disperse».

El presidente de Indonesia, Joko Widodo, ha dado orden de suspender todos los partidos de la liga nacional hasta que no se aclare lo que ha descrito como una «verdadera tragedia humanitaria».

Además, ha expresado «sus más sentidas condolencias» y ha anunciado que realizará una «una evaluación exhaustiva de la ejecución de los partidos de fútbol» y de «los procedimientos de seguridad para su celebración», así como una investigación para «averiguar a fondo» los sucesos en Malang.

Por su parte, la federación de fútbol indonesia PSSI ha manifestado que «lamenta las acciones de los fanáticos» y ha señalado de que ha formado un equipo de investigación que se ha trasladado hasta la ciudad de Malang, donde se sitúa el estadio.

«Por el momento, detendremos la competición de la Liga 1 2022/2023 durante una semana. Además, el equipo Arema FC tiene prohibido ser anfitrión por el resto de la competición esta temporada», ha señalado la federación en una nota de prensa.

El ministro de Deportes, Zainudin Amali, afirmó que no descarta la posibilidad de no permitir espectadores en los estadios, mientras el principal ministro de seguridad del país, Mahfud MD, apuntó que el estadio supuestamente superó su capacidad de público, ya que se habrían vendido unas 4.000 entradas más de su aforo.

DEJA UNA RESPUESTA