Más de 200 organizaciones de la sociedad civil europea han unido sus voces en un llamado urgente a los líderes de la Unión Europea (UE), demandando la inmediata suspensión del Acuerdo de Asociación con Israel. Esta acción contundente surge como respuesta a las flagrantes violaciones de derechos humanos perpetradas por el gobierno israelí, particularmente evidentes en su reciente ofensiva contra la Franja de Gaza. En un comunicado conjunto, estas organizaciones, que incluyen a destacadas entidades españolas como Ecologistas en Acción, Novact, los movimientos BDS Madrid y Canarias, así como el sindicato CCOO, denuncian las atrocidades que se están cometiendo en Gaza. Más de 31.000 palestinos han perdido la vida en apenas cinco meses de conflicto, mientras que la infraestructura civil y el sistema de salud de la Franja han sido devastados por los ataques israelíes. «La actual guerra de Israel contra Gaza está causando víctimas civiles masivas, una amplia destrucción de infraestructuras civiles y el desplazamiento de la inmensa mayoría de la población», reza el comunicado, que también destaca el colapso del sistema sanitario y las condiciones de vida desesperadas que enfrenta la población gazatí, al borde de la hambruna y amenazada por enfermedades contagiosas. Las organizaciones subrayan que estas violaciones flagrantes de los derechos humanos palestinos son el resultado directo del bloqueo impuesto por Israel, que restringe el acceso a alimentos, agua, combustible, medicinas y ayuda humanitaria, así como de los ataques indiscriminados que han dejado a hospitales y personal sanitario en ruinas. En este contexto, es inexcusable que el comercio entre la UE e Israel siga prosperando bajo el Acuerdo de Asociación, que data de 2000. «A pesar de las violaciones bien documentadas de los derechos humanos y los principios democráticos por parte de Israel, su economía disfruta de un acceso privilegiado al mercado europeo», enfatizan las organizaciones. En 2022, la UE fue el mayor socio comercial de Israel, absorbiendo casi un tercio de sus exportaciones.

VIOLACIÓN DE LOS PRINCIPIOS DEMOCRÁTICOS Y LOS DERECHOS HUMANOS

El artículo 2 del Acuerdo UE-Israel establece claramente que las relaciones entre ambas partes deben basarse en el respeto a los derechos humanos y los principios democráticos. Sin embargo, este principio fundamental ha sido sistemáticamente ignorado por Israel en su trato hacia los palestinos. «El trato que Israel dispensa a los palestinos constituye, como mínimo, una violación grave de las cláusulas sobre derechos humanos del Acuerdo de Asociación UE-Israel», denuncian las organizaciones firmantes. A pesar del supuesto diálogo político y sobre derechos humanos entre la UE e Israel, estas violaciones persisten, lo que pone en entredicho la eficacia de tales conversaciones. Desde países como Bélgica, Francia e Irlanda, se alzan voces que señalan el fracaso político y moral de la comunidad internacional ante la tragedia que se desarrolla en Gaza. La suspensión del Acuerdo de Asociación, insisten, enviaría un mensaje claro y contundente de que la UE no tolerará violaciones flagrantes de los derechos humanos bajo ninguna circunstancia. «Lo que está ocurriendo en Gaza es la consecuencia de un fracaso político y moral de la comunidad internacional», sentencian las organizaciones en su carta dirigida a figuras clave de la UE, incluyendo a la presidenta de la Comisión Europea, Úrsula von der Leyen; al presidente del Consejo Europeo, Charles Michel; y al alto representante para la Política Exterior europea, Josep Borrell. En un momento crucial para la defensa de los derechos humanos y la justicia internacional, la sociedad civil europea exige acciones concretas y responsables por parte de las instituciones europeas. La suspensión del Acuerdo de Asociación con Israel se presenta como un paso indispensable en el camino hacia la justicia y la paz en la región.

DEJA UNA RESPUESTA