Más de 3.300 militares fueron desplegados en Perú desde que comenzó el año para atender las inundaciones y deslizamientos de tierra causados por las lluvias que han afectado primero al sur del país y después a la zona norte y central, anunció el Ministerio de Defensa en un comunicado.

El personal militar del Ejército, la Marina de Guerra y la Fuerza Aérea del Perú (FAP) realizó labores de evacuación y rescate de personas, búsqueda de desaparecidos, trabajos de limpieza de calles y viviendas, contención de riberas con sacos, bombeo de aguas estancadas, rehabilitación de puentes y mantenimiento de canales.

También han sido desplegados más de 160 vehículos entre camiones portatropas, autobuses, vehículos anfibios, botes zodiac, camiones cisterna, volquetes, tractores, helicópteros y aviones, incluido el buque multipropósito Pisco para diversas tareas.

La nave Pisco llevó en primer lugar 500 toneladas de ayuda humanitaria al puerto de Ilo, en el sur de Perú, y esta semana trasladó al puerto norteño de Paita otras 700 toneladas de alimentos, vestimenta, medicamentos, carpas, viviendas temporales.

La embarcación también llevó en su interior otros vehículos de las fuerzas armadas y un contingente de la Compañía de Intervención Rápida para Desastres (CIRD) de la Marina de Guerra.

Antes de la llegada a Paita del buque ya había aterrizado en los días anteriores un avión Hércules de la Fuerza Aérea con un primer envío de 17 toneladas de ayuda humanitaria.

El ministro peruano de Defensa, José Huerta, explicó que parte de la mercancía se ha enviado de manera preventiva para guardarla en los almacenes del Instituto Nacional de Defensa Civil (Indeci) ante la posibilidad de que las lluvias generen de nuevo inundaciones por la crecida de los ríos de esa parte del país.

El Senamhi (Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología) del Perú advirtió que entre el lunes y miércoles se espera lluvia y granizo de moderada a fuerte e intensidad en toda la cordillera de los Andes peruanos.

El granizo caerá a cotas por encima de los 3.000 metros sobre el nivel del mar y la lluvia también alcanzará al sur de la Amazonía peruana.

Ante este pronóstico, buena parte del territorio peruano ha sido declarado en emergencia por el Gobierno para advertir a la población y poder brindar ayuda de manera más rápida en caso de que se produzcan más episodios de inundaciones y deslizamientos de tierra.

Estos sucesos son habituales durante la época de lluvias en la cordillera de los Andes peruanos, que normalmente se extiende desde octubre hasta mayo.

Deja un comentario