Una semana después de que comenzaran a llegar los primeros refugiados a Irak desde el noreste de Siria, las llegadas al norte de Irak continúan. Los equipos sobre el terreno de ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, han informado de que, según datos de esta mañana, desde el pasado lunes han llegado más de 7.100 personas. La mayoría de ellas, cerca de 7.000, han sido alojadas en el campo de refugiados de Bardarash, localizado a unos 140 kilómetros al este de la frontera entre Irak y Siria.

La mayoría de las personas refugiadas sirias provienen de ciudades y localidades del noreste del país. Tres de cada cuatro refugiados son mujeres, niños o niñas. Entre las personas que han llegado también se encuentran niños y niñas no acompañados. El miedo por haber tenido que huir en pleno combate hace que algunos de los refugiados, especialmente los menores, necesiten apoyo psicosocial. Algunas de las personas presenciaron explosiones y bombardeos. Aquellas personas refugiadas que tienen familiares que viven en la región son autorizadas a dejar el campamento e irse con ellos.

ACNUR y sus socios, junto con las autoridades locales, están prestando una serie de servicios desde la llegada a la frontera, entre los que se incluyen la recepción, la provisión de comida caliente, el transporte al campo de refugiados, el registro, el alojamiento y los servicios de protección. Desde la llegada a los centros de recepción situados en la frontera los equipos también están realizando un seguimiento en materia de protección, la identificación de menores no acompañados y personas con necesidades específicas y la protección de niños y niñas.

El campo de Bardarash cuenta con una red de agua potable, red eléctrica y sistema de alcantarillado. Con la llegada de más personas refugiadas, es preciso ampliar dichas redes. El campo dispone, asimismo, de un centro de recepción, un centro de registro y unidades de almacenamiento para las provisiones de ayuda humanitaria. La gestión del campo corre a cargo de la junta local de Asistencia y Asuntos Humanitarios, organismo socio de ACNUR.

ACNUR trabaja junto con otras agencias humanitarias apoyando la respuesta liderada por las autoridades locales para la prestación de asistencia y servicios.

Antes de que se produjeran las últimas llegadas, unas 228.000 personas sirias habían encontrado refugio en Irak tras verse obligadas a huir de la destrucción causada por los más de ocho años de conflicto.

Vídeo Recomendado:

Deja un comentario