Más de 900.000 trabajadores afectados por un expediente de regulación de empleo (ERTE) por la crisis del coronavirus todavía no han cobrado la prestación por desempleo, según el Consejo General de los Colegios de Gestores Administrativos.

Según una encuesta realizada entre el colectivo de gestores administrativos muchos trabajadores llevan desde marzo sin ingresar ni un solo euro. La encuesta también revela que el 67% de los ERTES presentados han sido atendidos por el SEPE y un 2% han sido denegados, lo que supone un total de 12.000 ERTEs que afectan a 86.000 trabajadores.

Además en los próximos meses la cifra de desempleados crecerá por encima de 1,5 millones debido al cierre de unas 240.000 pymes y a pesar de que 135.000 de ellas se acogieron a un ERTE.

La ministra de trabajo, Yolanda Díaz, reconocía la semana pasada que había 300.000 expedientes de ERTE sin resolver que se reconocerían esta semana.

El Ministerio de Trabajo pide a todas las personas que todavía no hayan recibido la prestación, a pesar de estar aprobado el ERTE a su empresa, se pongan en contacto con el Sepe, ya que según ellos puede ser un error de comunicación en los datos como algún error de los dígitos del DNI, de las cuentas corrientes o incluso que la empresa no haya incluido el nombre del trabajador en los listados que la empresa debe remitir al Sepe.

La media de trabajadores incluidos en los mecanismos tramitados por los gestores es de 5,4, algo inferior a la media española que es de 6,4. «Nuestra media es algo menor porque nuestros clientes son pymes y en los datos globales se incluyen grandes empresas, lo que distorsiona la comparación. En todo caso, hay que destacar la falta de claridad en cuanto a los datos oficiales reales de ERTEs presentados, trabajadores afectados, denegaciones, pago de subsidios y demás; y esta opacidad afecta por igual a casi todas las administraciones», ha afirmado el presidente de los gestores administrativos, Fernando Santiago.

En el Consejo de Ministros del día 14 de abril, María Jesús Montero, ministra de Hacienda, confirmó que el Gobierno aprueba el aplazamiento de impuestos a pymes y autónomos al 20 de mayo para aquellas empresas que tuvieron un volumen de operaciones inferior a 600.000 euros en 2019.

Ahora Santiago ha pedido una prórroga del calendario fiscal de al menos un mes más al Gobierno. «Aun cuando estamos al límite del vencimiento de la prórroga para la presentación de IVA y a pocos días para el resto de los impuestos, creemos que el Gobierno tiene la oportunidad de ofrecer un respiro a pymes y autónomos. Es una forma de adaptarse a la realidad que están viviendo los negocios y corregir la falta de agilidad en la tramitación de otro tipo de ayudas», señala.