Javier F. Ferrero

La OMS pide fondos para asistir a los civiles atrapados en el noroeste de Siria bajo control de los grupos rebeldes. El gobierno ha recrudecido la ofensiva en Idlib, el oeste de Alepo, Hama y Latakia, lo que ha obligado a miles de personas a desplazarse.

Menos de la mitad de los hospitales y consultorios médicos siguen operativos para atender a los heridos, por ello la OMS ha solicitado 11 millones de dólares para mejorar la atención primaria, la vacunación infantil y los servicios de traumatología, además de evacuar a los heridos más graves y entregar suministros básicos a los hospitales, clínicas y centros móviles que atienden a los afectados. “La situación en Idlib es especialmente dramática“, ha advertido la OMS, ya que muchas de estas personas viven en refugios improvisados “con poco acceso a atención médica, agua y saneamiento”, lo que les hace vulnerables a enfermedades.

La OMS teme incluso el rebrote de enfermedades prevenibles como la polio, una enfermedad infecciosa que afecta principalmente al sistema nervioso y es más probable que ocurra en niños de 4 a 15 años, los más vulnerables en este tipo de situaciones.

Michel Thieren, director de emergencias de la OMS en la región, ha subrayado que la situación amenaza con “deteriorarse” a corto plazo. Se teme que el avance de las tropas sirias puede hacer que entre 200.000 y 700.000 personas huyan de la ciudad de Idlib. “Si la OMS no recibe fondos adicionales, más de dos millones de personas atrapadas en el fuego cruzado podrían quedarse sin acceso a servicios de atención médica básica“, afirma Thieren.

Deja un comentario