Amancio Ortega, fundador y primer accionista de Inditex, ingresará este lunes, 2 de noviembre, casi 650 millones de euros por el único dividendo que abonará el gigante textil este año a sus accionistas, un 60% menos que los 1.626 millones percibidos en 2019 en dos pagos y en un contexto diferente al actual.

Inditex repartirá entre sus accionistas casi 1.090,82 millones de euros en concepto de dividendos, de los que Ortega ingresará 646,8 millones de euros. La multinacional afrontará este año la retribución al accionista con un único pago, a razón de 0,35 euros por título, con cargo a los resultados de su ejercicio fiscal 2019 en un contexto marcado por la crisis sanitaria del Covid-19.

No obstante, la política de dividendos de la compañía, que ganó 3.639 millones en 2019, un 6% más tras provisionar 287 millones por el coronavirus, se mantiene intacta, con un ‘payout’ del 60%, así como el complemento de un dividendo extraordinario total de 0,78 euros por acción, cuya distribución estaba prevista para 2020 y 2021, y que pasarán a repartirse en 2021 y 2022.

Amancio Ortega y la inversión inmobiliaria

El fundador de Inditex, que recibirá los casi 650 millones de euros en dividendo a través de las sociedades Pontegadea Inversiones y Partler, con las que controla un 59,294% del grupo textil, invierte parte de los dividendos que recibe de Inditex en el sector inmobiliario.

El Grupo Pontegadea, que engloba todas las sociedades de cartera propiedad de Amancio Ortega, sus filiales inmobiliarias y participaciones empresariales, cerró el ejercicio 2019 con un beneficio neto de 1.778 millones de euros, con un aumento del 14,7% respecto al ejercicio precedente, tras contabilizar 104 millones de euros en donaciones a la Fundación Amancio Ortega, y elevó el valor de mercado de su cartera inmobiliaria a 15.163 millones de euros.

Esta cifra le consolida como el operador más grande del mercado inmobiliario español y le sitúa por encima de sus competidores europeos directos.

Inditex opta a fondos europeos mientras usa la ingeniería fiscal

El grupo Inditex, que tiene en nómina a casi 152 000 empleados y opera más de 7000 tiendas en los cinco continentes bajo las marcas principales de Zara, Zara Home, Massimo Dutti, Pull & Bear, Bershka, Oysho, Uterqüe, Lefties y Stradivarius, parece que no tiene suficiente con las ventas del grupo en el primer semestre, que alcanzaron los 8.033 millones de euros, opta a 100 millones de euros de los fondos europeos, destinados a la reconstrucción por la crisis del coronavirus, para levantar la nueva sede de Inditex en la localidad coruñesa de Arteixo.

El proyecto de ampliación de la nueva sede de Inditex ha sido seleccionado por una consultora española en un estudio a nivel europeo como apto para recibir parte de los fondos de Europa. Este plan cumpliría los requisitos de la categoría «building» y se uniría a otros seleccionados de otras empresas del país relacionados con obras del Metro de Madrid.

Es llamativo que pueda optar a fondos comunes, ya que la multinacional obtuvo grandes beneficios también el año pasado: registró 28.282 millones de euros en ventas en 2019, un 8% más que en el ejercicio anterior, y un beneficio neto de 3.639 millones de euros, un 6% más que en el ejercicio anterior.

El 70% de sus impuestos, en Holanda, Irlanda o Suiza

Según un informe presentado por el Grupo de Los Verdes / Alianza Libre Europea en el Parlamento Europeo en 2016, Inditex eludió por vías legales 585 millones de euros en impuestos en la Unión Europea mediante un entramado empresarial en Países Bajos, Irlanda y Suiza.

Inditex desvía gran parte de sus beneficios a estos tres países que los gravan a tipos muy bajos e incluso al 0% en algunos casos, sostiene el estudio. La mayor perjudicada por estas técnicas de elusión fiscal es la Agencia Tributaria española.

El grupo Inditex respondió el informe descalificándolo, asegurando que este contiene errores técnicos y que el grupo cumple estrictamente la legalidad.

Amancio Ortega
Amancio Ortega

81 millones desde una instrumental luxemburguesa sin empleados

Amancio Ortega también ingresaba el pasado 20 de diciembre unos 81,7 millones en dividendos a través de una sociedad en Luxemburgo perteneciente a Pontegadea Inversiones SL. El pago del dividendo de 69.481.589,74 libras esterlinas, que equivaldrían entonces a unos 81,7 millones de euros y que tras la depreciación que ha sufrido la divisa británica en los últimos meses serían unos 77 millones, figura en las últimas cuentas anuales de Hills Place SARL, recientemente depositadas en el Registro Mercantil de Luxemburgo.

El pago se aprobó tras la victoria de Boris Johnson en las elecciones británicas para culminar el Brexit el pasado 31 de enero. Esta situación, sumado a la crisis del coronavirus, ha llevado a Pontegadea a agrupar recientemente sus activos en territorio británico en una sociedad recién creada, Pontegadea GB 2020, con el objetivo de aislar el riesgo de sus negocios en ese país.

Según fuentes de Pontegadea, el cobro de ese dividendo desde Luxemburgo es una operación «habitual» en el grupo para «disponibilizar fondos para la inversión en nuestras sociedades». «Es un tema contable» y «el dinero no llega a salir de la filial» han asegurado y añaden que «es indiferente» que esos dividendos pasen por Luxemburgo porque «están exentos» al haber tributado en origen en Reino Unido. Se trata de «repartir dividendos y volver a inyectarlos a través de una ampliación de capital».

Pontegadea GB 2020, una sociedad recientemente creada, que agrupa los activos inmobiliarios que la compañía tiene en el mercado británico y que estaba integrada en Pontegadea Inversiones ha sido separada de la compañía con el objetivo de aislar riesgos que puedan aparecer a causa de la crisis de coronavirus o por el Brexit.

Esta empresa luxemburguesa, que está administrada por José Arnau, mano derecha de Amancio Ortega en su family office, antiguo inspector de Hacienda y vicepresidente de Inditex, está en manos de Pontegadea como consecuencia de las adquisiciones que realizó el grupo en 2010 y 2011 al grupo irlandés Cosgrave de varios inmuebles en Londres que estaban a nombre de esa firma.