Eldiario.es


Integrar procesos reguladores y financieros y evitar convertirse en «enemigos de sí mismos» son los temas y preocupaciones que se debatirán a partir del jueves en la Cumbre Empresarial de la Alianza del Pacífico, antesala y principal atractivo de la Cumbre de Presidentes de la asociación.

El evento reunirá por dos días en Lima a 500 de los empresarios más representativos e influyentes de toda la región y abordará asuntos como la competitividad, la innovación, el futuro institucional y político y la gestión medioambiental en el seno de la Alianza, desde el punto de vista del negocio, una agenda «nutrida» e «interesante».

Así se expresa Alfonso Bustamante, presidente de la Sociedad de Comercio Exterior de Perú (COMEX) y organizador de la reunión, quien desgrana en una entrevista con Efe las aspiraciones de los gremios empresariales, sus miedos y sus esperanzas en el seno de un bloque comercial que cada vez más es una «necesidad» para sus integrantes.

– Pregunta: ¿Qué se viene con esta reunión de Lima?

– Respuesta: La Cumbre Empresarial de la Alianza del Pacífico será muy interesante porque trae una agenda nutrida. Haremos una discusión e introspección sobre lo que hemos avanzado, cuestionándonos para qué sirve todo esto.

(…)

Realmente es un programa muy interesante, muy fuerte, muy poderoso y que además está contando con la confirmación ya de alrededor de 500 empresarios. Nos hemos ocupado de tender invitaciones a todas las economías y vienen los jefes de grupos económicos de los cuatro países, muchos jefes o dueños de empresas trasnacionales.

(A los asistentes) No solamente nos interesa la integración para comerciar y transportar dentro de la Alianza. Esta tiene objetivos más ambiciosos, que son básicamente que, como bloque económico que representaría la séptima economía más grande del mundo, pueda además estar preparada para comerciar como bloque con el resto del mundo. Ese es el verdadero valor de la Alianza.

– P: ¿Como ordenaría en importancia estas pretensiones?

– R: Es importantísimo el libre comercio, pero todos nosotros ya tenemos tratados entre nosotros y por eso tenemos que ver como comerciar con el mundo. Para eso, en realidad, nos hace falta una mayor integración entre, por ejemplo, los organismos reguladores.

Las economías libres, como las cuatro que tenemos aquí, donde se nos ha encomendado al sector privado ser el generador de valor, tenemos la contrapartida del Estado como administrador. Éste tiene un rol importante en promover las inversiones y después ser un ente regulador eficiente.

Tenemos que hay muchas deficiencias entre nosotros cuatro, con una regulación desigual, y tenemos que armonizarla para poder llegar a ser un bloque.

Los empresarios privados también vemos que la integración financiera es fundamental, los convenios de doble tributación que existen entre nosotros están demasiado maniatados. Se trata de reformas de segunda generación las que necesitamos.

Para poder invertir en otros países y aprovechar los ahorros de los fondos de pensiones de cada uno, debemos realmente tener un mercado unificado. (…) Los inversionistas prefieren invertir en sus propias bolsas, pero a través de un mercado realmente integrado, eso nos daría la profundidad necesaria para traer fondos que no nos miran ahora porque somos pequeños.

(…) La doble tributación, ahora no existe un proceso simplificado, cuando debería ser automático. Si yo pago un impuesto en Colombia como empresa peruana, ese impuesto automáticamente debe ser reconocido por la autoridad tributaria nacional peruana, es la única forma para lograr una integración.

P: ¿Es realmente necesario en el mundo de hoy, trabajar en bloques?

R: Es más fácil trabajar en bloques para economías más pequeñas. Pensar que Perú, Colombia o Chile solos puedan ser una propuesta atractiva para comerciar con otros bloques o con economías muy grandes a quienes creemos atraer acá, es iluso.

Presentar una economía en bloque, siendo consciente de los tamaños que tenemos, que tenga hecho el trabajo de armonización regulatoria, de fiscalización, de mercados, que es una economía que ya representa la séptima posición en el ránking global, ya es diferente.

Más allá, de esto, el mundo tiene bloques y aspiramos a formar parte de bloques ganadores.

P: La reunión se produce apenas se conoció el acuerdo entre la Unión Europea y el Mercosur. ¿Algo similar es una aspiración que les gustaría alcanzar?

R: Por supuesto, es una gran aspiración, lo vemos muy bien. Es una gran señal porque Mercosur estuvo más cerrado y fue menos permeable a abrirse a los mercados. Han tenido cortes proteccionistas y, ahora, esto es una gran noticia.

La buena señal es que está en agenda la integración económica y comercial, y eso mismo es lo que tenemos nosotros. Saludamos enormemente una iniciativa como esta porque de igual manera la Alianza del Pacífico aspira a integrarse con el mundo.

P: ¿Y qué amenazas advierte, o qué problemas latentes hay en este camino? ¿Los conflictos entre China y EE.UU?

R: Justamente, lo que plantea la Alianza es la integración con el mundo, independiente de los EE.UU y de China. Igual, con respecto a (Donald) Trump, mira mucho el déficit en la balanza comercial, y eso es lo que le sucede, o al menos una de las cosas que le sucede con China.

No se si casual o afortunadamente EE.UU es superavitario respecto a nosotros, no somos por tanto un enemigo natural comercial, al contrario somos bastante complementarios.

P: ¿Y la integración política sería una aspiración?

R: Eso no está en la agenda.

P: ¿Y las políticas internas, pueden enturbiar las relaciones en el seno del bloque?

R: Las mayores dificultades y amenazas no han venido de fuera sino de nosotros mismos, hay cambios de políticas en nuestras economías y países y nuevas administraciones que no están tan entusiastas como las anteriores en la Alianza del Pacífico.

De hecho, hemos, y me refiero principalmente a México, moderado expectativas de integración por ejemplo con la acogida a las economías asociadas.

Nos dicen que terminemos nuestros temas ante de acoger a otros. Nos hemos demorado con eso. Colombia también ha preferido mirar internamente por ahora.

Estamos en revisiones de alguna cosa por la parte política, pero la ventaja de la Alianza del Pacífico es que tiene un consejo privado y recibe el «input» de los empresarios, que son los actores finalmente de esa integración económica que vamos a tener.

P: ¿Un sueño sería conseguir ampliar el formato?

R: Por supuesto, los que creemos en la integración usamos los bloques como puente para una integración total, acá soñamos con unas economías libres de barreras y libres porque finalmente se nos amplíen los mercados, se baja el proteccionismo y se asigna valor a la eficiente y capacidad, y eso genera más inversión y desarrollo.

Y se aspira a un mayor bienestar de los ciudadanos de cada una de las economías. El vehículo que creemos que es el único para mejorar todo son las inversiones, y hay más inversiones cuando uno amplia mercados.

No podemos vivir mirándonos al obligo y tratar de vendernos a nosotros pocos bienes y servicios, sino aspirar al mundo. Los bloques solamente son una escalera hacia una apertura total.

Álvaro Mellizo

Ver en Eldiario.es