• SATSE Madrid considera desmesurado un gasto de 100 millones de euros, solo en la edificación, para poner en marcha 248 camas que, por otra parte, no resolverán los problemas de masificación y precariedad a los que se enfrentan los hospitales del Sermas.
  • La Mesa Sectorial Monográfica sobre el Hospital Enfermera Isabel Zendal ha mostrado las diferencias existentes entre Administración y representantes de los trabajadores. SATSE Madrid quiere nuevas contrataciones para un hospital que no contará con presupuesto específico en materia de personal y sin plantilla asignada ya que los hospitales seguirán costeando a los profesionales desplazados.

Se desconoce el número de profesionales que tendrán que trabajar en el Hospital Enfermera Isabel Zendal pero sí que ha costado cerca de 100 millones de euros y que, en principio, sólo se abrirán 248 camas y 16 espacios UCIs.

La Mesa Sectorial Monográfica sobre el Hospital Enfermera Isabel Zendal que ha tenido lugar hoy ha dejado clara la postura de la Administración que quiere poner en marcha el hospital con personal voluntario. De no ser suficiente se completará con los profesionales contratados para la Covid y cuyos contratos llegan hasta el 31 de diciembre de 2020.

SATSE Madrid ha dejado clara su postura de que «si hay personal voluntario que quiere acudir al Hospital Enfermera Isabel Zendal lo aceptamos, como no podría ser de otra forma, pero exigiremos que su puesto sea cubierto por otro profesional de nueva contratación para evitar que tengan que ser las compañeras/os las que deban hacerlo, precarizando la asistencia que ofrecen.»

Parece que la intención de la Dirección General de Recursos Humanos es no cubrir las ausencias que se produzcan y todo ello a pesar de las más de 1.500 bajas por enfermedad existentes en la actualidad y que las plantillas, especialmente en Enfermería, son muy deficitarias. SATSE Madrid continúa con la recogida de escritos de disconformidad con los traslados al Hospital Enfermera Isabel Zendal (ya se han recogido más de 6.300 en hospitales y centros de salud) lo que muestra que muchos profesionales sanitarios no están conformes con la política del Sermas.

Las plantillas enfermeras en la Comunidad de Madrid están bajo mínimos y a la cola de España en relación enfermera/paciente, la atención a pacientes no Covid casi se ha paralizado y la Administración lo que pretende es detraer enfermeras de los centros hospitalarios sin cubrir las vacantes que se generen.

«Los perjudicados, explican desde SATSE Madrid, serían los madrileños que tendrían hospitales con menos enfermeras y también éstas ya que se verán obligadas a multiplicarse por la falta de refuerzos. Seguiremos teniendo plantillas escasas, profesionales estresados y agobiados y pacientes que consideran que no les está atendiendo con las garantías que reclaman.»

«Lo que sí tendremos, explican, será un hospital que muchos profesionales sanitarios no consideran prioritario y en el que trabajarán cientos o miles de profesionales cuyas condiciones laborales (turnos, ratios de enfermeras/paciente, etc.) siguen siendo una incógnita.»

Situación que empeorará

La situación, explican desde SATSE Madrid, creemos que va a empeorar ya que dentro de poco empezarán a acudir pacientes con gripe y problemas respiratorios a hospitales y centros de salud. Problemas que no sabemos cómo van a poder resolverse con las plantillas actuales y menos si las reducen con los traslados al Hospital Enfermera Isabel Zendal, en principio con voluntarios y luego con profesionales a los que se les obligará a trasladarse.

Tampoco nos han explicado qué va a pasar con los pacientes no Covid a los que no se está atendiendo correctamente ya que muchas consultas externas están cerradas o funcionando a medio gas por falta de profesionales de Enfermería que han sido trasladados a otros Servicios hospitalarios. Pacientes a los que tampoco se les está dando alternativa en los centros de salud donde la falta de profesionales de Enfermería es, si cabe, más agobiante.

Lo que sí sabemos es que el Gobierno regional está empeñado en abrir un nuevo hospital con 248 camas, que ha costado casi 100 millones de euros, y que no se sabe qué se hará con él una vez pase la pandemia.

Fuente: SATSE