La COVID-19 se propaga principalmente de persona a persona a través de gotitas respiratorias. Estas gotitas viajan por el aire al toser, estornudar, hablar, gritar o cantar y pueden entrar en la boca o nariz de las personas que lo rodean, quienes también podrían inhalarlas al respirar. Las mascarillas son una barrera simple para ayudar a evitar que sus gotitas respiratorias lleguen a otras personas. Hay estudios que demuestran que las mascarillas reducen la dispersión de las gotitas cuando cubren la zona de la nariz y la boca, de ahí que sea obligatorio su uso.

Pero la obligatoriedad no está reñida con el diseño y la originalidad. Cada vez más gente utiliza mascarillas personalizadas, ya sea por dar un toque humorístico o por destacar en algo tan soso y aburrido como el imprescindible accesorio. Incluso muchas empresas han optado por ofrecer a sus empleados una mascarilla personalizada con la simple idea de que con el logotipo de la empresa mejorará significativamente su imagen de los empleados.

Actualmente, es posible encontrar una gran variedad de mascarillas personalizables, tanto reutilizables como descartables, en función de los materiales con los que estén fabricadas. Este tipo de mascarillas reutilizables son todo un acierto. Depende de que modelo se elija, las hay de microfibra, poliéster, de tela… . También hay que tener en cuenta la comodidad que puede ofrecer al trabajo.

En cuanto a su duración, los fabricantes son los responsables de indicar el número máximo de lavados bajo los que se asegura la eficacia de las mascarillas reutilizables. Generalmente, estos no bajan de los 25, pero una vez que se sobrepasa esta cifra, la mascarilla no cumplirá su función adecuadamente. Con respecto a las mascarillas higiénicas, estas son de un solo uso, es decir, no se pueden utilizar durante más de seis u ocho horas.

mascarilla

La importancia de la mascarilla

La Organización Mundial de la Salud (OMS) aconseja que los Gobiernos alienten al público en general a usar mascarillas de tela donde haya “una transmisión generalizada y sea difícil el distanciamiento físico, como en el transporte público, en tiendas o en otros entornos confinados o abarrotados”.

El director general de la OMS, el Tedros Adhanom Ghebreyesus, señalo sobre las mascarillas que «por sí solas no nos protegerán del COVID-19» y advirtió acerca de la “falsa sensación de seguridad que pueden crear”, que puede conducir a la gente “a descuidar medidas como la higiene de las manos y el distanciamiento físico”. Las mascarillas son complementarias y «no reemplazan el distanciamiento físico, la higiene de manos y otras medidas de salud pública».

“La Organización Mundial de la Salud continuará brindando al mundo consejos basados en la evidencia más actualizada, como parte de nuestro compromiso de servir al mundo con ciencia, soluciones y solidaridad”, concluyó Tedros.

Dónde usar mascarilla de tela

La propia OMS recomienda el uso de la mascarilla de tela por parte de la población general en contextos de transmisión generalizada e imposibilidad de distanciamiento físico, la Organización Mundial de la Salud también lo recomienda en los siguientes casos:

  • las personas enfermas con síntomas de COVID-19 permanezcan en sus hogares y consulten a su proveedor de atención médica
  • las personas confirmadas que tienen COVID-19 deben ser aisladas y atendidas en un centro de salud y sus contactos deben estar en cuarentena
  • si es absolutamente necesario que una persona enferma o un contacto salga de la casa, deben usar una mascarilla médica
  • las personas que cuidan a una persona infectada en el hogar deben usar una mascarilla médica mientras están en la misma habitación que la persona enferma
  • los trabajadores de la salud usen mascarillas médicas y otros equipos de protección al tratar con pacientes sospechosos o confirmados de COVID-19