Hoy miércoles el Senado argentino votará un proyecto para despenalizar y legalizar la interrupción voluntaria de un embarazo que ya cuenta con media sanción de la Cámara de Diputados. Esto sucede justamente en un momento en que los debates sobre la prohibición se han multiplicado en los países de América Latina.

Si el proyecto se convierte en ley, será un hito para toda América Latina, ya que Argentina se convertiría en el tercer país de la región, tras Cuba y Uruguay, en tener una ley que permite abortar a las mujeres en las primeras catorce semanas. El voto argentino ha generado mucha expectativa a nivel regional y global.

Organizaciones de defensa de los derechos de la mujer han organizado jornadas para monitorear el resultado en las principales capitales latinoamericanas, pero en España, Londres, Berlín, Sídney, París y Nueva York.

Los conteos de intenciones de voto, y de algunos medios argentinos, indican que lo más probable es que en el Senado la medida sea rechazada por aproximadamente cinco votos de diferencia.

Las ONG, como Amnistía Internacional, que recuerda a los senadores argentinos que “el mundo está mirando” y artistas internacionales, como la actriz Susan Sarandon, y de figuras argentinas destacadas, entre ellos el productor/cantautor Gustavo Santaolalla, el cantante Fito Páez y el actor Ricardo Darín, también quisieron dar su apoyo a la causa. Una de las personalidades más desacadas es la escritora Margaret Atwood, reconocida por libros como El cuento de la criada, que retrata un futuro en el que las mujeres son forzadas a procrear y despojadas de autonomía alguna.

Deja un comentario