El ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska, ha confirmado este jueves que varios testigos han reconocido a Mikel Carrera, alias «Ata», como el autor del asesinato de Manuel Giménez Abad, el presidente del PP aragonés abatido a tiros por un miembro de ETA en mayo de 2001.

Heraldo de Aragón publica la noticia este jueves, y el ministro ha asegurado, en declaraciones a los medios durante su participación en el simulacro «Aragón 2019» de la UME, que tenía conocimiento de ello.

Mikel Carrera Sarobe fue capturado en mayo de 2010 en Francia, fue juzgado y cumple dos penas de cadena perpetua por asesinar en noviembre de 2007 a dos guardias civiles y en marzo de 2010 a un policía francés, la última víctima mortal de ETA.

En octubre del año pasado el hijo de Manuel Giménez Abad, Borja Giménez Larraz, quien le acompañaba cuando fue tiroteado en Zaragoza en plena calle, estuvo en París en una rueda de reconocimiento para tratar de identificar al exdirigente etarra como el presunto asesino de su padre.

Para Marlaska, el desarrollo de los acontecimientos y que ahora se apunte a «Ata» como el asesino demuestra que a pesar de que la sociedad «derrotó a ETA», que ya está disuelta, el Estado no se olvida de las víctimas «ni de esclarecer el conjunto de atentados viles» cometidos por la organización terrorista. «Seguiremos así hasta que podamos esclarecer el último de ellos», ha prometido.

También ha mostrado su reconocimiento a la Guardia Civil y a la Policía Nacional por ese trabajo «tan importante» que se materializó con la derrota de ETA y que se mantiene «dando conocimiento, memoria y verdad sobre los hechos» para determinar a sus autores y que estos «asuman la responsabilidad penal que corresponda».

Grande Marlaska ha recordado, además, lo importante que fue la cooperación policial y judicial con Francia para la derrota de ETA.