Mauritania es un país subsahariano con más de 1 millón de Km2, esencialmente desierto, donde viven casi 4.4 millones de personas, con un 50.4% de mujeres que encabezan el 32% de los hogares y con una población extremadamente joven donde el 57% son menores de 20 años.

Con un PIB per cápita de $ 1,270, es un país de ingresos medios bajos , gran déficit alimentario, fuertes desigualdades de género,  limitado acceso a servicios sociales básicos e importantes desafíos estructurales.

Las sequias recurrentes, debidas en su mayoría al cambio climático , las malas estrategias económicas, tensiones entre agricultores y pastores, la inestabilidad y volatilidad regional con el problema de los refugiados malienses   y la sobreexplotación de los recursos naturales,  han erosionado y dañado los medios de vida y ecosistemas de Mauritania,  que hoy  es un país con un importante déficit de alimentos ya que la producción de cereales solo cubre 30% de la demanda nacional.

A pesar de que ha habido mejoras y reducciones significativas en la pobreza en el país  , la prevalencia de la inseguridad alimentaria y de la desnutrición aguda severa siguen manteniéndose en  números insostenibles con un Índice Mundial del Hambre de 26.7 (IFPRI, 2019) y se sitúa en el puesto 90 de 117 países.

 Además  la desnutrición y mortalidad infantil ,a pesar de los programas internacionales, no aminoran sus cifras y se estima que más de 31.000 niños sufrirán desnutrición severa este año lo que supone un 40 % más que la media de los últimos cinco años.

Desde abril de 2017  medicusmundi Sur ejecuta  el proyecto Apoyo a la prevención y el tratamiento integrado de la Malnutrición Aguda Severa (MAS) y enfermedades asociadas en la región de Brakna, aprovechando la experiencia, organización e infraestructuras que ya tienen  en el terreno.

El proyecto, que está cofinanciado por la Dirección General de Ayuda Humanitaria y Protección Civil de la Unión Europea (ECHO) , la propia ONGD y en él también participan entidades públicas como la Diputación de Badajoz y entidades privadas andaluzas como la Fundación Unicaja,  tiene previsto seguir ejecutándose  durante el 2020 trabajando en la zona, ya que  el estancamiento de la tasa de desnutrición crónica con casos graves severos  hace que sea necesario mantener la inversión.

Así, se ha decidido  ampliar las intervenciones con un enfoque multisectorial ya que la  región de Brakna se encuentra entre las 7 Wilayas cuya situación es un área prioritaria 1 de emergencia crónica, con una prevalencia de Malnutrición Aguda Grave (MAG) del 17% y Malnutrición Aguda Severa (MAS) de 1,7% (SMART ).

Medicusmundi atenderá en torno a unos 3000 menores de entre 0-59 meses  de 0 a 59 meses afectados por Malnutrición Aguda Severa (MAS) de ellos 1.076 son niñas , apoyará a sus familias con acciones de educación para la salud y formará  a profesionales sanitarios locales en tratamiento, detección y prevención de la desnutrición aguda,  intentando así paliar la crisis nutricional que afecta gravemente a la vida de los niños y las familias en la región mauritana de  Brakna, una de las más pobres del país.

Gracias a este proyecto, miles de niños y niñas  conseguirán mejorar su salud y tener un futuro mejor y con más oportunidades ya que cuando la desnutrición se perpetúa de generación en generación, se convierte en un serio obstáculo para el desarrollo  y  sostenibilidad tanto personal como de la comunidad.

Medicus Mundi