Los cinco ediles que se mantienen en las filas del PP en el Ayuntamiento de Boimorto (A Coruña) han salvado de ser reprobada a la alcaldesa, María Jesús Novo, que pidió la baja del partido a raíz de la polémica surgida después de vacunarse contra la covid-19 en la residencia de titularidad municipal sin formar parte de su plantilla.

Lo han hecho después de que PSdeG (con tres concejales) y BNG (con dos) impulsasen una iniciativa que fue sometida a votación en un pleno extraordinario celebrado este viernes y que reivindicaba la reprobación con la exigencia inmediata de dimisión de la regidora, que este viernes se ha defendido y ha asegurado que «el presunto escándalo» que la oposición «quiere vender no existe».

«Me vacuné en aras de salvaguardar a los residentes que son mi máxima preocupación en este tiempo. Nunca acepté poner esa vacuna que venía a mi nombre por un interés propio, mi conciencia jamás lo permitiría», ha sentenciado la alcaldesa, quien ha asegurado contar con el apoyo de los vecinos de Boimorto –«saben quien soy», ha dicho–, e incluso con el respaldo privado de concejales de la oposición.

Vacunarse, ha sostenido la regidora, quien ha reivindicado su papel como «responsable última» de lo que ocurra en el centro, permitía contribuir a la seguridad de los usuarios de una residencia que –ha subrayado– se «blindó» a raíz de la crisis sanitaria. De hecho, ha reivindicado su gestión.

Los portavoces de PSdeG y BNG en el pleno, Sandra Sánchez y Xosé Luis Rivas, han puesto el foco en los populares, a quienes la socialista ha interpelado directamente. «Si no quieren ser ustedes los señalados en el periódico de mañana ni ser cómplices, actúen», ha apelado.

Los dirigentes populares no han respondido y la iniciativa ha quedado rechazada con la mayoría que sumaron sus cinco votos y el de la propia regidora, frente a los de socialistas y nacionalistas.

«SOY LA RESPONSABLE ÚLTIMA»

En la línea con la versión que trasladó después de trascender su vacunación, María Jesús Novo ha defendido que su nombre venía incluído en el listado de vacunas del personal de la residencia porque es «la responsable última» de lo que ocurra en el centro, «igual que sucedió con otros alcaldes previos y pasa con otras residencias municipales».

«No me apunté en ningún lado ni hice nada malo, estaba en una lista junto con el personal de la residencia. No le den más vueltas, no le hagan más daño a los vecinos», ha aseverado la regidora, quien ha insistido en que tiene el respaldo de sus vecinos y también de ediles de la oposición, que en privado –ha dicho– así se lo han trasladado recordándole que «la política es así».

En este punto, ha cargado contra la política «rastrera» y ha defendido la labor del personal de la residencia, a dónde ya acudía «a diario», ha asegurado, antes de que empezase la pandemia.

CRÍTICAS DE BNG Y PSDEG

El portavoz del BNG ha cargado contra lo que considera «un comportamiento irregular» y ha incidido en que la alcaldesa debería aclarar «quién hizo el listado de la vacunación». Rivas ha defendido su labor de oposición y ha recordado que el cometido de la alcaldesa es «gestionar» el Ayuntamiento, pero no la ve «con el pico y con la pala haciendo obras».

DEJA UNA RESPUESTA