Según datos del Colegio de Médicos de Sevilla y el Sindicato Médico, las compañías aseguradoras se niegan a revisar las tarifas de los facultativos de la sanidad privada, aunque hace treinta años que no lo hacen.

Esto ha supuesto una pérdida del 145% de las retribuciones de los profesionales de este sector, en un contexto de elevada inflación.

El pago por paciente sigue entre los 7 y 12 euros por pacientes para una consulta y alrededor de los 18 en el caso de los especialistas. Y para aumentar los ingresos deben atender a decenas de pacientes al día.

Los médicos de la sanidad privada se rebelan contra las tarifas que les pagan las aseguradoras
Los médicos de la sanidad privada se rebelan contra las tarifas que les pagan las aseguradoras

Los facultativos de la sanidad privada han intentado negociar por todos los medios con las compañías aseguradoras, pero no ha habido respuesta. Por ello, este lunes, unos 250 médicos de la privada de Sevilla se han movilizado en una protesta acordada tras una asamblea extraordinaria del Colegio de Médicos de Sevilla y el Sindicato Médicos de Sevilla (SMS) celebrada el pasado 21 de diciembre.

La semana que viene y en febrero repetirán un día a la semana de huelga. Las próximas jornadas de protesta están fijadas para los días 31 de enero y 8, 16 y 24 de febrero. Los facultativos de la sanidad privada de Sevilla han sido los primeros, pero saben que en breve harán lo mismo los de Barcelona, los de Madrid, Toledo, Albacete, Valencia…

El presidente de Unipromel (Unión Médica Profesional), Ignacio Guerrero, ha explicado que tanto aseguradoras como los hospitales privados están viviendo un auténtico boom, entre otras cuestiones, por el deterioro de la sanidad pública y ha señalado que el negocio supera los 10.000 millones de euros, pero que ese dinero no repercute en los médicos ni en la incorporación por parte de las compañías en sus coberturas, los actos médicos, diagnósticos y terapéuticos más avanzados e innovadores de cada especialidad.

«Es una cuestión de invertir poco y ganar mucho. Eso puede valer en alguna empresa, pero no en sanidad», ha señalado Guerrero.

Por su parte, el doctor Carmona ha comentado con ironía que «las compañías dicen que han subido algo, pero si subir un uno o un dos por ciento en veinte años es subir algo, entonces si han subido».

Tal y como explica La Vanguardia, la Asociación Unión Médica Profesional denunció ante el Parlamento Europeo la situación que viven desde hace años los médicos de la sanidad privada y el modelo de actuación de las aseguradoras sanitarias en España.

La denuncia fue admitida a trámite y en ella explican que «las compañías de seguros españolas imponen sus honorarios a los profesionales médicos privados mediante la determinación unilateral de una escala de tarifas, sin permitir las propuestas de los médicos al respecto».

También recoge que, los médicos corren el riesgo de ser expulsados del cuadro médico de esa compañía en caso de no aceptar las tarifas, algo que está «afectando a la calidad de la asistencia médica prestada a los pacientes».

De momento, las negociaciones en Bruselas continúan.

DEJA UNA RESPUESTA