Médicos sin Fronteras ha abierto, en colaboración con el Ministerio de Salud de Chad, un centro de alimentación terapéutica con una capacidad de 50 camas para responder a la difícil situación de miles de niños menores de 5 años en Yamena, ya que las pocas instalaciones que ofrecen tratamiento a niños con desnutrición aguda están completamente abrumadas por el número de pacientes.

 

Al ser endémica tanto en Chad como en Yamena durante todo el año, la desnutrición aguda ha alcanzado proporciones alarmantes en Yamena. Esto se debe al efecto acumulativo de la disminución del poder adquisitivo de las personas, particularmente la grave inseguridad alimentaria estacional, y a una huelga de trabajadores públicos que está afectando al sector sanitario.

El acceso a los servicios de atención pediátrica de emergencia es una batalla cuesta arriba en Yamena, es necesario hacer todo lo posible para evitar que los niños se enfermen tanto como para tener que ser hospitalizados. Es necesario actuar urgentemente para aumentar el número y el alcance de los centros de nutrición para pacientes ambulatorios, y asegurarse de que cuentan con los medios y el apoyo para proporcionar una asistencia eficaz“, asevera Natalie Roberts, jefa de proyectos de emergencia de Médicos sin Fronteras.

El último censo coordinado por el Ministerio de Salud de Chad en julio de 2017, ya mostraba que las tasas de desnutrición entre los niños de Yamena superaban los umbrales de emergencia. Pero desde enero de este año, el número de niños con desnutrición grave que han sido hospitalizados en el Hospital de la Amistad Chad-China aumentó en un 45% en comparación con el mismo periodo en 2017. El hospital, apoyado por la ONG Alima, ha admitido hasta a 170 niños enfermos y con desnutrición severa, muchos más pacientes de los que pueden lidiar con su capacidad de 80 camas.

Hasta ahora, en Yamena, los niños examinados y diagnosticados con desnutrición moderada son enviados a casa sin tratamiento alguno. Pero sabemos que una vez que regresan a sus hogares, su desnutrición moderada se convierte rápidamente en desnutrición severa porque sus madres no pueden darles suficiente comida. ¡No deberíamos esperar a que estos niños estén en las puertas de la muerte para responder a sus necesidades básicas“, declara Natalie Roberts.

Es urgente aumentar la capacidad hospitalaria para atender a los niños con desnutrición severa y proporcionar tratamiento oportuno en los centros ambulatorios. Los centros de nutrición para pacientes ambulatorios tienen un papel crucial en la facilitación del tratamiento en el hogar para evitar que la salud de los niños se deteriore sea necesario hospitalizarlos. Pero la mayoría de los centros en Ndjamena están abiertos solo un día a la semana y experimentan una escasez frecuente de alimentos terapéuticos listos para usar, proporcionados por UNICEF, y son vitales para los niños gravemente desnutridos.

1 Comentario

  1. Que injusticia, luego los que se arman de valor y se escapan huyendo de esa hambruna y despues de pasar un infierno durante el trayecto llegan a Europa, resulta que los llaman perroflautas que vienen a comer de la sopa boba. Cuanta hipocresia, personalmente prefiero que con mis impuestos se dé de comer a esa persona que realmente lo necesita y no a muchos políticos que cogen ese camino de la politica exclusivamente para enriquecerse. Yo lo tengo claro, si en este pais se viviera la misma situacion que la de muchos paises africanos tambien emigraria antes que morir de hambre, que supongo que tiene que ser horroroso.

Deja un comentario