Médicos Sin Fronteras (MSF) han realizado dos misiones exploratorias a las Islas Canarias, una a finales de octubre y otra a principios de diciembre, para evaluar la situación derivada del aumento de las llegadas de migrantes. Entre el 1 y el 15 de noviembre se alcanzó la media de 360 personas diarias arribando en barcazas a las costas del archipiélago canario.

Los equipos de la ONG detectaron deficiencias en el sistema de salvamento, recepción y acogida, y asistencia a los migrantes en Gran Canaria y Fuerteventura. La mayoría relacionadas con la falta de recursos humanos y con las deficiencias de la zona de acogida en el caso del muelle de Arguineguín.

Consideran desde Médicos sin Fronteras «que hay espacio de mejora en atención a la salud mental y en la asistencia legal que se le ofrece a los migrantes, a quienes se les imputa la falta administrativa de ingreso irregular al país y se les emite una orden de devolución a realizar en un plazo máximo de 40 días, salvo aquellos que consiguen entrar en el sistema de protección y asilo, que son una minoría (en torno al 10%). La mayoría de las veces los migrantes no son conscientes del contenido del documento que deben firmar porque está en español y no hay traductores ni personal dedicado a la mediación intercultural».

No obstante, señalan que no desarrollarán «por el momento» ningún proyecto en el archipiélago «al comprobar que la situación -una vez desalojado el muelle de Arguineguín (Gran Canaria) y reubicados los migrantes en otros puntos de la islas- no presenta la gravedad de hace unas semanas y los actores implicados en la recepción y atención de migrantes están incrementando sus recursos, y cuentan con medios suficientes para mejorar la respuesta que se les está brindando».

 

Un ejemplo más de la falta de vías seguras de llegada Europa

La ruta a Canarias es un ejemplo más de la falta de vías seguras de llegada Europa para personas que ponen en juego su vida en un viaje por mar a bordo de embarcaciones tan frágiles como sobrecargadas. Sin embargo, las condiciones de los migrantes en Canarias distan notablemente de otras crisis en las que actúan en Médicos sin Fronteras como organización médico-humanitaria. Por ejemplo, la crisis de los campos de refugiados de las islas griegas del Egeo. En Canarias, los migrantes reciben atención médica por parte de Cruz Roja y el Servicio de Urgencias Canario, se alojan, desde el cierre del muelle de Arguineguín, en condiciones dignas de higiene y saneamiento, tienen acceso a agua potable y no se les está coartando el movimiento como sí sucede en las islas griegas, donde los migrantes y solicitantes de asilo tienen restringidos en gran medida sus movimientos.

«Estas razones, junto al hecho de que confiamos en que los actores implicados en la respuesta en Canarias tienen recursos y capacidad suficientes para mejorar sus programas de atención a migrantes, son las que nos llevan a tomar la decisión de por el momento no desarrollar proyectos en las islas», señalan desde Médicos sin Fronteras.

MSF seguirá «monitoreando la situación durante las próximas semanas», poniendo especial atención en «la falta de garantías legales y la posibilidad de que en Canarias puedan utilizarse en un futuro modelos de contención similares a los de las islas griegas». «Solicitamos encarecidamente que se mejore la respuesta, el acompañamiento y la asistencia a estas personas para aliviar el sufrimiento que arrastran desde sus países a causa de la pobreza, la desigualdad, los conflictos y la violencia. Las verdaderas causas de estas peligrosas rutas migratorias y no la absurda coletilla del ‘efecto llamada'», señalan.