Borrador automático

El mundo empresarial no es nada sencillo. Según el Instituto Nacional de Estadística, solo el 40% de las empresas superan la barrera de los 5 años. El 60% restante se ve obligado a echar el cierre. Son unos datos capaces de espantar a cualquier persona que tenga en mente emprender un negocio.

La clave de la supervivencia empresarial es la rentabilidad. Una empresa rentable es aquella cuyos ingresos son superiores a sus gastos. Tan sencillo como eso. Evidentemente, comenzar un negocio supone una fuerte inversión inicial, por lo que la idea es que la empresa sea rentable, principalmente, a largo plazo.

Cómo mejorar la liquidez de la empresa

Una de las claves para el buen funcionamiento de una empresa es gozar de liquidez. Aquí van una serie de recomendaciones para conseguir una mayor liquidez.

  • Controlar el stock hará que ahorremos dinero en mercancías, pero se corre el riesgo de calcular mal y no poder hacer frente a la demanda, por lo que, en ese caso, estaríamos perdiendo dinero.
  • Ajustar el flujo de dinero para poder disponer de él cada vez que sea necesario programando los pagos y los cobros.
  • Priorizar a los clientes que paguen lo antes posible, así podremos disponer de ese líquido cuando sea necesario. No solo hay que generar ingresos, también hay que intentar poder disponer de ellos.
  • Conseguir clientes que generen un flujo de ingresos con mayor frecuencia de la que tenemos que afrontar los flujos de pago.
  • Unificar todas las cuentas en una sola para reducir el gasto en intereses que generan los préstamos.
  • Revisar los contratos con los proveedores para conseguir mejores condiciones, tanto para reducir cuotas como para poder ganar tiempo. Mejor pagar en 12 meses, que en 6. Eso supone cuotas más bajas y, por tanto, mayor liquidez.
  • La experiencia y los meses de trabajo te permitirán saber qué servicios externos contratados son necesarios y cuáles no. Deshazte de los prescindibles.
  • Aplazar o fraccionar pagos de impuestos. Cada trimestre hay que hacer frente al pago del IVA. Se trata de un pago del que, tanto empresas, como autónomos, no pueden escapar, pero sí que se puede solicitar el aplazamiento del pago o se puede fraccionar el mismo en caso de que andemos cortos de liquidez.
  • Acudir a asesores externos como Intrum Empresas. Se trata de compañías que se encargan de la gestión de crédito. Facilitan el cobro de las deudas, de las facturas atrasadas, sin dañar la relación con los clientes. Mejoran la liquidez, reducen los impagos, fortalecen la economía de las empresas y las hacen más rentables.

El panorama de la rentabilidad de las ONG

Las ONG no son empresas al uso. Trabajan con recursos limitados, por lo que no deberían rechazar fuentes de financiación que permitan mejorar el rendimiento de las organizaciones.

El Código de Conducta de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), actualizado en marzo de este año, recomienda a las ONG recurrir al asesoramiento externo para acometer inversiones positivas que permitan mejorar los fondos con los que puedan ofrecer más y mejores servicios. Asimismo, recomienda tener un comité de inversiones y llevar un control interno de las mismas. Sugiere la elaboración de un informe anual que exponga de manera detallada las operaciones realizadas por la organización.

Estas sugerencias esperan ayudar a mejorar la rentabilidad de las ONG.

Deja un comentario