La líder de Hogar Social Madrid, Melisa Domínguez, ha sido detenida este viernes por agentes de la Policía Nacional por resistencia y desobediencia al enfrentarse a los agentes desplegados en la zona mientras participaba en una cacerolada contra el Gobierno de Pedro Sánchez, a las nueve de la noche, frente a la sede del PSOE en la calle Ferraz.

La portavoz de este grupo ultra se encontraba con varios miembros del colectivo incumpliendo las normas de distancia de seguridad impuestas para prevenir contagios e intentaban colgar unos carteles. Al impedírselo los agentes ha empezado a forzajear, por lo que ha sido acusada de un delito de resistencia a la autoridad.

Sin embargo, llama la atención el trato de la policía con la ultra, quien forcejea visiblemente mientras las fuerzas de seguridad hablan con ella e intentan llevarla sin utilizar la fuerza. Juan Carlos Mohr se hace eco de ello:

«Varios manifestantes han sido identificados y multados, y uno de ellos detenido al protestar por el abuso policial», asegura Hogar Social Madrid en su cuenta de Twitter. La mayoría de ellos iban ataviados con la bandera de España, con enseñas ultras de distinto tamaños. Entre los lemas, gritos de ‘Gobierno dimisión’, ‘Coletas a prisión -en referencia al vicepresidente Pablo Iglesias–‘, ‘Sánchez dimisión’, ‘libertad’ y ‘fuera, fuera’.

Las caceroladas de protesta se han repetido este viernes en diferentes puntos de Madrid, sin que en principio se tenga constancia de que se hayan registrado otros incidentes.