Giorgia Meloni se afrentaba este lunes a su primera rueda de prensa como primera ministra para informar de las medidas que acababan de ser aprobadas en el consejo de ministros.

Entre estas, anunciaba Meloni, retira la obligatoriedad sobre la vacunación para los sanitarios: “El panorama epidemiológico ha cambiado, en particular a partir de los datos podemos ver que el impacto en los hospitales es limitado y hay una disminución de las infecciones y estabilización de los hospitales”, ha afirmado.

Con esto el Gobierno de Meloni quiere luchar contra la «escasez de personal médico: por lo tanto, que estos médicos no vacunados regresen al trabajo sirve para contrarrestar la escasez y garantizar el derecho a la salud”.

Una pandemia ideológica

De esta manera ha aumentado la polémica al exponer que pretenden acabar con «un enfoque ideológico de la pandemia”, palabras que usó para atacar al Ejecutivo al asegurar que “hubo una infinidad de medidas tomadas por los gobiernos que no tenían evidencia científica en la base”.

Desde la oposición se han escandalizado al afirmar que «el primer acto del Gobierno es premiar a los antivacunas”, ha dicho la respuesta del secretario general del progresista Partido Demócrata (PD), Enrico Letta.

DEJA UNA RESPUESTA