Michel Onfray es un hombre de contrastes. Se las arregla para ser el filósofo francés más leído y una figura escandalosa, incluso marginal. Su crítica intransigente a la civilización occidental, el Estado centralizado, la economía de mercado, el capitalismo, el comunismo, el nacionalismo, la corrección política, el cristianismo, el Islam y la guerra contra el terrorismo le han proporcionado muchos detractores en una variedad de campos. A los comunistas no les agrada por desenmascarar al marxismo, a los capitalistas por su rechazo al mercado; la iglesia, por apoyar el aborto y el matrimonio entre personas del mismo sexo, liberales por criticar la globalización y el cosmopolitismo; Musulmanes por islamofobia, nacionalistas por condenar las guerras en el Medio Oriente.

Pero Michel Onfray no se desanima. La Universidad Popular de Caen, fundada por él mismo con fondos de la venta de sus libros, donde enseña la historia alternativa de la filosofía, tiene mucho éxito e inspira la creación de instituciones similares en otras ciudades francesas. Fiel a sus principios, Onfre no deja de crear micro-revoluciones en la vida cotidiana y contribuir a la transformación de la sociedad desde abajo.

Sobre sus infancia en el refugio

Cuando tenía diez años, su madre le envió al orfanato católico de los Padres Salesianos. Allí le llamó la atención la discrepancia entre las virtudes cristianas que predicaban estas personas y sus vidas. Onfray afirma que eran gente amargada y violenta, y algunos también eran pedófilos. De vez en cuando practicaban castigos corporales, llevando a los niños, vestidos en pijama y pantuflas, al patio nevado en medio de la noche. Su incapacidad de estas personas para seguir lo que enseñaron y vivir de acuerdo con los principios cristianos le convenció de que su religión está estableciendo un ideal inalcanzable para los humanos. La Orden Salesiana fue fundada por Juan Bosco, quien fue un defensor del trabajo manual. Algunos de los padres que conoció, dice el autor, despreciaban a los intelectuales y elogiaban a los atletas. Se enojaron cuando le encontraron leyendo en un rincón. En ese momento Onfray soñaba con ser biólogo, porque leía a Jean Rostand, a quien consideraba muy moralista y pensador. También querían que estudiara como tornero.

Sobre el ateísmo

Según Onfray el ateísmo no es tan común en nuestra civilización. Muy pocas personas niegan realmente la existencia de Dios, o al menos lo consideran una ficción humana, inventada para ayudar a las personas a aceptar la inevitabilidad de la muerte. De hecho, la mayoría sigue algún tipo de religión propia, basada en la creencia en la vida después de la muerte. La gente experimenta un horror indescriptible de una vida en la que no hay Dios. Pascal expresó con mucha precisión la posición de un sujeto cuando la comparó con la posición de los condenados a muerte, encerrados en un calabozo, cuya puerta se abre y deja pasar la luz solo cuando el verdugo viene a buscar a su próxima víctima. La religión se alimenta de este miedo. Busca convencer a la gente de que la realidad es una ilusión y hacer pasar sus ficciones por realidad; por ejemplo, niega la muerte y reclama la inmortalidad. Esta es toda la religión para el autor.

Sobre el anarquismo

La palabra anarquismo tiene connotaciones negativas, según Onfray y generalmente se asocia con terroristas del siglo XIX que intentaron y arrojaron bombas a las multitudes, o con alborotadores que buscan derrocar violentamente al gobierno. Esta tradición del siglo XIX todavía tiene seguidores, pero el autor no es uno de ellos. En repetidas ocasiones ha subrayado que no apoya las revoluciones. El anarquismo que profesa no tiene nada que ver con la transformación radical de la sociedad o la eliminación del Estado, la propiedad privada y las clases. Anima a la gente a practicar el enfoque libertario en la vida pública. En un mundo gobernado por la globalización y el liberalismo, como en la sociedad feudal francesa antes de 1789, la polis griega o el imperio de los faraones, su receta es la misma: seguir siendo un individuo activo incluso cuando todo te empuja a ser servil. El anarquismo del siglo pasado, que se diferenciaba del marxismo en sus métodos, pero no en su finalidad, se ha hundido en el olvido. Es necesario adecuar la resistencia individual a los tiempos.

Sobre la revolución

Afortunadamente, ha pasado el tiempo en que era necesario seguir una lógica binaria dice Onfray, por ejemplo, elegir entre Aron,es decir, América y Sartre es decir, la Unión Soviética) No cree que una revolución pueda resolver todos los problemas. Vivimos en la era de Deleuze, en el sentido de que sólo hay revoluciones moleculares. Hoy es imposible una gran revolución. Las fuentes originales de las que emana y reproducimos este artículo de divulgación señalan que sin embargo, las micro-revoluciones son igualmente efectivas. Un ejemplo de este tipo de revolución es la Universidad Popular de Caen. Incluso si no es Dios sabe qué, allí dice que hace lo que puedo. Aprovecha todas las oportunidades de su vida diaria para luchar por lo que cree.