Según se puede comprobar en el portal de Transparencia de la Comunidad de Madrid (datos hasta 30 de junio), que ha recopilado un usuario, juvenal, en Menéame que Miguel Ángel Rodríguez, Jefe de Gabinete de Ayuso, lleva gastados desde octubre de 2021 casi 9.000 € en comidas.

Cabe recordar que Isabel Díaz Ayuso era prácticamente una desconocida en la alta política española hasta su nombramiento por Pablo Casado en 2019 como candidata a la Comunidad de Madrid.

La por entonces futurible líder madrileña era vista por muchos veteranos como una candidata excesivamente inexperta y previsiblemente dura, ya que venía del ala más conservadora del partido, cercana a José María Aznar y a Esperanza Aguirre.

Una de sus virtudes, según los cercanos, era hablar sin tapujos de lo que pensaba y estar comprometida con “la guerra cultural”, término utilizado por la derecha y extrema derecha para traer una batalla en el plano de las ideas contra la agenda progresista. Más allá de estas cuestiones, pocas más virtudes se podían apreciar a simple vista.

Y pese a eso, podría decirse que Isabel Díaz Ayuso es hoy un icono de la derecha española, comparada razonablemente con Donald Trump por su estilo y admirada por los votantes de Vox por su línea radical y por una estrategia comunicativa cercana a la de la nueva derecha radical.

Como se podría esperar, esto no es mérito exclusivo de la propia Ayuso. Todos los veteranos políticos y comunicadores señalan una estrategia comunicativa agresiva, airada, llena de declaraciones provocativas y excesos, que coinciden con el veterano Miguel Ángel Rodríguez.

Este personaje proveniente del aznarismo que llegó a ser secretario de Estado de Comunicación del entonces presidente del gobierno de España José María Aznar, fue elevado a jefe de gabinete de Ayuso tras su victoria en las elecciones madrileñas de 2019.

Desde entonces, el tono de la que fuera administradora de las redes sociales del perro de Esperanza Aguirre, ha ido elevándose al igual que su popularidad, en una arriesgada estrategia de todo o nada que por el momento está funcionando para los populares madrileños.

Debido a su buen hacer en el posicionamiento de la presidenta esta parece estar regándole en dinero público, que va más allá de su elevado sueldo.

«Exactamente 9.000 euros más que todos los gastos que yo pasé en mis 4 años de cargo público en el Ayuntamiento de Madrid. No, todos no somos iguales», denunciaba en redes Carlos Sánchez Mato, ex cargo del Ayuntamiento de Madrid.

DEJA UNA RESPUESTA