Miles de palestinos comenzaron a agruparse hoy en distintos puntos cerca de la frontera de Gaza con Israel para conmemorar el primer aniversario de la Gran Marcha del Retorno, con el Ejército israelí en alerta y un refuerzo de tropas en la zona para hacer frente a posibles enfrentamientos.

Desde primera hora de la mañana, los puestos de comida, las sillas bajo las carpas y los vendedores ambulantes intentaron retomar el ambiente festivo con el que empezaron hace un año estas protestas, que se repiten semanalmente ante la valla de separación para pedir el regreso de los refugiados y el fin del bloqueo israelí, impuesto sobre la Franja desde 2007, cuando Hamás tomó el poder.

La comisión organizadora de las marchas ha alejado los campamentos en los que se reúnen los asistentes a 700 metros de la frontera con Israel con el fin de, asegura, evitar enfrentamientos y garantizar un aniversario «pacífico».

Los palestinos han denominado la protesta de hoy «marcha del millón», que se espera multitudinaria y que coincide con el Día de la Tierra, en conmemoración de la muerte de seis civiles palestinos en 1976 en una protesta por la confiscación por parte de Israel de tierras de propiedad palestina en la región de Galilea.

Esta mañana decenas de ambulancias se movilizaron y se trasladaron a hospitales de campaña instalados junto a los cinco puntos de protestas, en la que se espera una participación masiva después del rezo del mediodía.

Los hospitales y las organizaciones internacionales que apoyan el sistema sanitario han vaciado los centros de pacientes regulares para poder atender un posible flujo de heridos.

La jornada también está marcada por una huelga general, con oficinas gubernamentales, instituciones públicas, escuelas y tiendas de toda la franja cerradas ante la conmemoración.

Desde el comienzo de las movilizaciones, al menos 271 palestinos han muerto por fuego israelí, 195 en las marchas y 76 en otros incidentes violentos, según cifras de la oficina de asuntos humanitarios de la ONU en los territorios ocupados (OCHA).

También han fallecido dos militares israelíes, uno durante las protestas y otro en una operación encubierta dentro del enclave.

Una delegación egipcia, que media entre Israel y las milicias palestinas para evitar un nuevo pico de violencia, estuvo este viernes en la franja para obtener el compromiso de ambas partes de no escalar la situación.

El coordinador en la región de OCHA, Jamie McGoldrick, se ha desplazado a la franja para seguir la jornada y aseguró a Efe que está «preparado para todos los acontecimientos».

Vídeo Recomendado:

Deja un comentario