Miles de personas salieron a la calle en todo el mundo este pasado viernes al grito de justicia climática. En Madrid, 5000 personas acudieron a la convocatoria de Fridays For Future, que exigía que “la energía sea un derecho, no un privilegio”.

 El movimiento climático inunda de nuevo todos los continentes, habiendo llamamientos en 1000 territorios. En el Estado español, ha habido acciones por lo menos en 20 ciudades, de A Coruña a Granada, de Valencia a Salamanca, pasando por Madrid.

Esta manifestación es el cierre de una semana repleta de acciones realizadas por Fridays for Future Madrid. Entre estas acciones se pueden contar la “Playa Mayor” del miércoles 21 de septiembre, en la que decenas de activistas de Fridays for Future y Madres por el Clima con bañadores, chanclas, toallas… llenaron la Plaza Mayor para denunciar la inacción climática; también  el “velatorio” delante de la sede de Enagás del jueves 22 de septiembre, realizado con Amigos de la Tierra y Ecologistas en Acción para denunciar la pobreza energética.

Salen a la calle después del verano más caluroso y seco desde que hay registros para recordar que “sin planeta, no hay futuro” y porque consideran que “no se puede atajar la crisis energética, sin tener en cuenta la crisis climática y social”

Frente a la inacción, abogan por políticas valientes que hagan frente a la emergencia climática y energética, democratizando la energía, tales como el autoconsumo colectivo y las comunidades energéticas. Por otra parte, demandan la salida de España del Tratado de la Carta de la Energía y se oponen a la construcción y reactivación de infraestructuras fósiles (gas y nuclear), ya que las consideran “falsas soluciones que impiden una transición ecológica justa”.

Esta manifestación se enmarca dentro de la oleada de movilizaciones a nivel internacional, en las que se protesta por la inacción climática y se demanda que “se ponga a las personas por delante del beneficio económico de unos pocos”. 

El movimiento recalca la idea de que las crisis no afectan a todo el mundo por igual, así como que la justicia climática es una cuestión de justicia global. Por eso apoyan iniciativas como DeudaXClima que busca la anulación de las deudas financieras de los países del Sur Global con instituciones como el FMI, poniendo en el foco la deuda ecológica que tienen los del Norte con los del Sur; o Esenciales, que busca reconocer los derechos de las personas migrantes en el Estado español.

En definitiva declaran que: “Fridays for Future Madrid vuelve a salir a la calle para exigir un modelo energético compatible con la vida”. 

DEJA UNA RESPUESTA