Miles de manifestantes salieron a la calle hoy a defender el acuerdo del Gobierno y la ONU sobre la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (Cicig) previo a que el presidente Jimmy Morales ofrezca su tercer informe de labores el próximo lunes.

Tras una caminata de casi 6 kilómetros, que comenzó en el Obelisco (al sur de la ciudad), los artistas, activistas, estudiantes y religiosos que convocaron la protesta contra el Ejecutivo arribaron a la Corte de Constitucionalidad, el máximo tribunal del país, donde expresaron su solidaridad con sus resoluciones, las cuales han favorecido la estancia de la Cicig.

Mientras los manifestantes que mostraban su rechazo al presidente se reunían en el Obelisco, una columna de vendedores de verdura, frutas y otros productos se aglutinó en el mercado La Terminal (central de abasto), para expresar su apoyo al mandatario.

Caminaron desde La Terminal a la Plaza de la Constitución, en el centro de la capital, durante 3 kilómetros, lanzaron consignas en contra de la “intervención extranjera” y a favor de la “soberanía” del país y por el “respeto” a las decisiones de Morales.

Alrededor de una hora más tarde los vendedores volvieron a sus labores, mientras los manifestantes que rechazaban la salida anticipada de la Cicig avanzaban sobre la Avenida Reforma, una de las principales del país.

Ahí, en esa transitada vía donde se ubican oficinas de Gobierno, el Ejército y del sector empresarial, lanzaron consignas en contra de lo que han denominado “el pacto de corruptos”: el sector alrededor de Morales que busca sacar a la Cicig del país y, supuestamente, frenar la lucha anticorrupción.

Frente al Ministerio de la Defensa Nacional, la activista Lucía Ixchíu, subida al vehículo que sirvió de tarima a un grupo de rock, recomendó a los soldados “desobedecer órdenes ilegales del presidente” y “respetar la Constitución”.

Además, detuvieron su ruta en el edificio del sector empresarial organizado, al que recriminaron “destruir al país”, en connivencia con el Ejército.

Una de las mantas que llevaban unos manifestantes fue colocada en la entrada de la sede del sector privado organizado, el Comité Coordinador de Asociaciones Agrícolas, Comerciales, Industriales y Financieras (Cacif).

“Ejército y CACIF siguen destruyendo al país”, decía el mensaje colocado unos minutos frente al edificio del empresariado, mientras una mujer, disfrazada de justicia con los ojos vendados, sostenía en la mano una Constitución Política.

Otro de los activistas, el presidente del movimiento Visibles que vela por los derechos de la comunidad LGBTIQ, Luis Barrueto, celebró que “la gente está asignando responsabilidad al desastre de sector privado que tenemos”.

Por su parte, Álvaro Montenegro, uno de los líderes de la agrupación virtual Justicia Ya -surgida de las manifestaciones de 2015- dijo que la protesta se había convocado para rechazar las medidas “espurias” tanto de la Corte Suprema de Justicia como del presidente Morales, quien “intenta una y otra vez detener la lucha anticorrupción”.

La protesta, nutrida por artistas disfrazados de palomas blancas de la paz o de representaciones de justicia, siguió su ruta hacia el Constitucional y, finalmente el parque central.

Mientras la manifestación avanzaba, el Partido Unionista culminaba con la asamblea de sus afiliados en la que proclamaron al dúo que contenderá por la Presidencia en las elecciones de junio próximo: el exdiputado Pablo Duarte como candidato a dirigir el Ejecutivo y el abogado Roberto Villeda, para la vicepresidencia.

El Unionista, fundado por el expresidente fallecido Álvaro Arzú Escobar, también postuló al actual alcalde Ricardo Quiñónez para retener la ciudad de Guatemala y al hijo del exmandatario, el actual presidente del Legislativo, Álvaro Arzú Escobar, para reelegirse en el Congreso.

Los asistentes a la asamblea escucharon y celebraron los discursos de sus candidatos, quienes expresaron su rechazo claro a la Cicig y hablaron de soberanía, defensa de las instituciones o el legado del líder político fallecido en abril pasado.

Deja un comentario