Una revista publicada por la Asociación de Militares Españoles (AME) exalta la figura de Franco en su última publicación, de diciembre de 2019.

La Asociación de Militares Españoles (AME), conocida por su defensa del franquismo, publica una revista mensual, Militares, en la que en su último número la entidad dedica la mayor parte de sus páginas a cargar contra la exhumación de Franco del Valle de los Caídos y exaltar su figura, tal y como ha analizado Publico.es.

La publicación abre con un artículo de opinión contra los políticos «pusilánimes» que han logrado la exhumación del genocida. El texto lo firma Leopoldo Muñoz Sánchez, director de la revista y coronel de Intendencia retirado, quien acusa a la Administración de ejercer un «acoso y derribo» contra «el invencible e invicto Excelentísimo Señor Don Francisco Franco Bahamonde». Una exaltación del régimen fascista de Franco en toda regla, en la que el director carga sin miramientos contra los «herederos» de las víctimas del franquismo, «barridas y reducidas a hojaresca seca» durante la Guerra Civil.

Muñoz Sánchez increpa a lo largo de su artículo a la Conferencia Episcopal por, según su visión, «haberse dejado avasallar» por «los salteadores y profanadores de tumbas, templos y recintos religiosos» y razona que aquellos que han decidido avanzar hacia la reparación de las víctimas de la dictadura, tendrán que dar explicaciones a Dios, quien «les pedirá cuentas en la Tierra y cuando se presenten ante él».

«Es cinismo por parte de los herederos de quienes querían cambiar el régimen monárquico, éste sí, legal y legítimo, mediante un golpe de Estado, olvidar que, si no estamos ahora como cualquier país de la órbita soviética, es gracias a una clase media creada por la persona que los derrotó y barrió en la Guerra Civil», zanja el director de la revista.

Exhumación como enfoque

La revista vuelve al tema de la exhumación de Franco a través del coronel de Infantería Enrique Domínguez Martínez Campos, quien pregunta a los lectores «qué les parecería que el Gobierno decidiera por ellos dónde tienen que ser enterrados sus padres y madres», equiparando la vida de un ciudadano de a pie con la de un dictador responsable de miles de asesinatos y de un golpe de estado.

El coronel señala de manera pública a la formación socialistal PSOE, al que acusa de ser un partido con una historia «cuajada de hechos revolucionarios antiespañoles» y unos planteamientos «antisistema, y, hasta 1979, netamente marxistas».

Martínez Campos pone en tela de juicio la democracia y acusa a la formación socialista de manipular la justicia a su antojo para conseguir sacar de su descanso al dictador, aunque también tiene párrafos reservados a «los partidos llamados de derechas», Ciudadanos y PP, que «siempre» terminan «asumiendo lo que exijan las izquierdas».

El ex militar «ha echado en falta» apoyo de quienes, «vistiendo el mismo uniforme» que Franco, saben que «salvó a España de la revolución comunista y logró hacer de España la novena potencia mundial del mundo». En resumen, el coronel sueña con un nuevo golpe de estado.