Un grupo de 83 millonarios, agrupados bajo el lema Millonarios por la Humanidad, han firmado una petición para que los gobiernos de los países donde residen suban permanentemente los impuestos a las grandes fortunas como fórmula para luchar contra la pandemia.

Entre estos millonarios, residentes principalmente en Estados Unidos pero también en países como Alemania, Países Bajos, Dinamarca, Reino Unido o Canadá, figuran nombres como el de la sobrina nieta de Walt Disney, Abigail Disney, el cofundador de Ben & Jerry, Jerry Greenfield, o el ex director gerente de BlackRock, Morris Pearl.

Según reconocen: «No somos nosotros los que cuidamos a los enfermos en salas de cuidados intensivos. No estamos conduciendo las ambulancias que llevarán a los enfermos a los hospitales. No estamos reabasteciendo los estantes de las tiendas ni entregando alimentos puerta a puerta».

«Tenemos dinero, mucho. Dinero que se necesita desesperadamente ahora y seguirá siendo necesario en los próximos años, a medida que nuestro mundo se recupere de esta crisis», señalan en la petición.

Los 83 millonarios proponen contribuir a financiar adecuadamente los sistemas de salud, escuelas y seguridad a través de un aumento permanente de impuestos a las personas más ricas del planeta y subrayan que los líderes políticos deben asumir la responsabilidad de recaudar los fondos necesarios y gastarlos de forma justa para resolver los problemas causados por la covid-19 ya que no pueden resolverse mediante caridad.

La carta se centra en el esfuerzo realizado por las personas que trabajan en la primera línea de esta batalla global, con quien aseguran tener una gran deuda, y recuerdan que la mayoría de los trabajadores esenciales están muy mal pagados a pesar de los riesgos que estas personas valientes aceptan voluntariamente todos los días para cuidar al resto. » La humanidad es más importante que nuestro dinero», señalan.

«A diferencia de decenas de millones de personas en todo el mundo, no tenemos que preocuparnos por perder nuestros trabajos, nuestros hogares o nuestra capacidad de mantener a nuestras familias (…) Así que por favor. Hágannos pagar impuestos, hágannos pagar impuestos. Es la elección correcta. Es la única opción», concluyen.