Mientras el mundo espera una vacuna contra la Covid-19, Save the Children revela en un nuevo informe que millones de niños y niñas que viven en zonas de guerra no están recibiendo vacunas básicas para hacer frente a enfermedades prevenibles como el sarampión, la poliomielitis, el cólera, la neumonía, la fiebre amarilla y la difteria, para las que existen vacunas seguras y eficaces. En el estudio Not Immune: Children in Conflict la organización destaca el enorme impacto de los conflictos armados en la vacunación de la infancia durante la última década y pide a los líderes mundiales que acuerden un alto el fuego global para ayudar a combatir la propagación de la Covid-19.

Save the Children recuerda que dos tercios de los menores sin vacunas básicas en el mundo viven en países en conflicto y que la violencia en estos contextos impide el tratamiento médico de los niños y las niñas. La organización señala en su informe que las tasas de vacunación se han desplomado en países como Siria, donde los niveles de inmunización contra la difteria, el tétanos y la tosferina estaban por encima del 80% antes de la guerra y cayeron al 47%, según datos de hace dos años. Otro ejemplo es Ucrania, país en el que la tasa nacional de vacunación bajó del 80% al 19% después de cuatro años de guerra.

La Covid-19 y el olvido de otras enfermedades

Save the Children advierte de que la Covid-19 ha agravado aún más la situación de la infancia que vive en zonas de guerra, provocando la suspensión de los programas de inmunización con vacunas básicas en más de 60 países. Como resultado, 80 millones más de niños y niñas menores de un año corren el riesgo de contraer enfermedades prevenibles para las que hay vacuna. La organización muestra su preocupación ante los primeros datos disponibles de vacunación de este 2020, cifras que revelan que, entre marzo y agosto, 50 millones de niños y niñas no recibieron la vacuna contra la polio.

«En un momento en el que todos los esfuerzos médicos y económicos se centran en combatir la Covid-19, el mundo no puede permitir que otras enfermedades horribles resurjan y se propaguen entre las poblaciones vulnerables, en particular entre los niños y las niñas», alerta el doctor Zaeem Haq, Director Médico Global de Save the Children. «Si no aplicamos las vacunas necesarias, las enfermedades prevenibles pueden acabar con la vida de 29 millones de recién nacidos», añade.

El informe de Save the Children también analiza brotes mortales de algunas enfermedades en los últimos 10 años que podrían haberse evitado con vacunas básicas a gran escala, como el brote de poliomielitis en el noreste de Nigeria, controlado por Boko-Haram en 2016, y el brote en Siria por esta misma enfermedad en 2017. Del mismo modo, se han producido epidemias de cólera graves y a gran escala en países afectados por conflictos, como Irak, Somalia, Sudán del Sur y Yemen. En concreto en Yemen se produjeron más de un millón de casos de cólera y 2.500 muertes entre 2016 y 2018.

Millones de niños y niñas en zonas de conflicto no están recibiendo vacunas básicas
Millones de niños y niñas en zonas de conflicto no están recibiendo vacunas básicas

Miedo a contraer Covid-19 y las vacunas básicas

Save the Children apunta a que el miedo a contraer la Covid-19 también está impidiendo que muchas familias accedan a las vacunas, lo que es particularmente preocupante entre las personas refugiadas. Por ejemplo, en Cox’s Bazar (Bangladés), donde hay más de 700.000 rohingya que huyeron tras sufrir violencia en Myanmar en 2017, muchos niños y niñas han dejado de recibir tratamiento porque las familias tienen miedo a salir de sus refugios y contagiarse de la Covid-19.

La hija de Modina recibía tratamiento médico y vacunas en el centro de salud de Save the Children en Cox’s Bazar hasta que dejó de ir. «No salíamos a la calle por miedo al coronavirus y por eso mi hija enfermó. Empezó a encontrarse mal desde el día en que no recibió su vacuna», cuenta Modina. Ahora su hija ha vuelto a estar atendida por el personal médico de la organización.

«Hace apenas unos meses, el Secretario General de la ONU hizo un llamamiento para lograr un alto el fuego a nivel global para evitar la propagación de la Covid-19 y permitir que la ayuda humanitaria y las vacunas lleguen a los niños y las niñas más vulnerables y sus familias. Sin embargo, a día de hoy seguimos viendo ataques contra la población civil, algo que es totalmente inaceptable», incide el doctor Haq.

Por último, Save the Children valora la financiación de GAVI, la alianza mundial de vacunas, y de COVAX, la colaboración para un acceso equitativo mundial a las vacunas contra la Covid-19, pero insiste en que es extremadamente importante y necesario que los recursos destinados a prevenir muertes infantiles a través de la vacunación sigan en aumento.

Fuente: Save the Children